Carta de George Washington a G.W. Snayder sobre los Illuminati.

El 22 de agosto de 1798 George W. Snyder escribía a su tocayo y ya por entonces ex-presidente de los Estados Unidos George Washington y le envía junto a su carta un libro llamado “Pruebas de una conspiración”, escrito por John Robison. Y la misiva rezaba.

Señor,

Espero que usted no vea como algo presuntuoso el que un extraño, cuyo nombre, tal vez nunca llegó a sus oídos, se dirija a usted, el comandante general de una gran nación. Soy un alemán, nacido y educado liberalmente en la Ciudad de Heydelberg en el Palatinado del Rhin. Vine a este país en 1776, y poco después de mi llegada sentí un vínculo estrecho con la libertad por la cual estos Estados confederados lucharon entonces. Lo mismo principios ya no siguen brillando, pero arden en mi pecho. Al mismo tiempo que estoy vibrando con la medidas adoptadas por nuestro Gobierno, me siento elevado en la idea de mi país de adopción. Estoy apegado tanto a lo doblado de la Educación y la madura Investigación como a la búsqueda para las simples doctrinas del cristianismo, que tengo el honor de enseñar en público; y desprecio de todo corazón todas las cavilaciones de la infidelidad. Nuestro presente, embarazado de los males más impactantes y calamidades, amenaza con arruinar nuestra libertad y Gobierno. En secreto, los planes más recónditos están en Agitación: Planes, calculados para atrapar a los incautos, para atraer a los Gays e irreligiosos, y para atraer incluso al bien dispuesto para combinar en la máquina general para volcar todo gobierno y toda religión.

A pasado un tiempo desde que un libro cayó en mis manos, titulado “pruebas de una conspiración de John Robison, ” que da una relación completa de una sociedad de los masones, que se distingue por el nombre” de los Illuminati, “cuyo plan es volcar todo gobierno y toda la religión, hasta natural; y que se esforzará en erradicar toda idea de un Ser Supremo, y distinguir al hombre de los animales sólo por su forma. Un pensamiento me sugirió que algunos de los alojamientos en Estados Unidos podrían haber sido contagiados por la infección, y pueden cooperar con los Illuminati o el Club Jacobino de Francia. Fauchet es mencionado por Robison como miembro celoso: y ¿quién puede dudar de Genet y Adet? ¿No tienen estos sus confidentes en este país? Se utilizan las mismas expresiones y son generalmente hombres sin religión. Tras una seria reflexión me llevó a pensar que podría usted, dentro de su poder, para prevenir el que el Plan horrible pueda corromper a los hermanos de la Logia Inglesa que usted preside.

Le envío “Prueba de una conspiración”, Que, no dudo, le satisfará y le dará a usted materia para un tren de ideas, que pueden hacer funcionar nuestra Felicidad Nacional. Sin embargo, si usted ya ha leído detenidamente el libro, confío en que no le sea desagradable el atrevimiento de dirigirme a usted con la carta y el libro que la acompaña. Procedo desde la sinceridad de mi corazón y mis ardientes deseos por el bien común.

Que la regla suprema de todas las cosas permanezca con Usted siempre y con nosotros, en estos tiempos peligrosos: que puede le doten de fuerza y sabiduría para salvar a nuestro país en el que se anuncian tormentas y nubes de reunión de las facciones y conmociones,  y después de que haya completado su trabajo en este terrenal lugar, Él le lleve a la plena posesión de la gloriosa libertad de los hijos de Dios, es el abundante y más sincero deseo del muy humilde y devoto de VE

Pinchando aquí accedes a la carta manuscrita original.

El 25 de septiembre de 1978, George Washington contestaba a Snyder, con una escueta carta, en la que se disculpaba sobremanera por no haber acusado recibo con más eficacia y por no haberle agradecido con anterioridad el libro que tuvo la bondad de enviarle. Y prosigue textualmente:

“He oído hablar mucho del plan nefasto y peligroso, y las doctrinas de los Illuminati, pero no supe del libro hasta que fue tan amable de enviármelo. Las mismas causas que han impedido mi acuse de recibo a su carta, han impedido que lea el libro hasta ahora, la multiplicidad de asuntos que me presionaban, y el debilitado estado en el que me quedé después y una fiebre severa han remitido. Lo que me permite añadir algo más ahora, gracias por sus amables deseos y sentimientos favorables, excepto para corregir un error con el que usted se ha topado, yo presidiendo las logias inglesas de este País. El hecho es que yo no presido ninguna, ni he estado en una más de una vez o dos veces, en los últimos treinta años. Creo no obstante, que ninguna de las Logias de este país está contaminada con los atribuidos a la Sociedad de los Illuminati…”

Pinchando aquí accedes a la carta manuscrita y pinchando aquí a la transcripción al inglés.

Según los Archivos Nacionales de EEUU, hay otra carta de Snyder a Washington del 1 de octubre, en la que se ve no le había llegado la respuesta e insistía en saber si la carta y el libro habían llegado y amplía sus impresiones sobre la infección de las logias. También asegura la web de los citados archivos nacionales, que existe una misiva del 10 de octubre que escribe Washington a Snyder, en respuesta a la del 1 del corriente, en la que el expresidente no dice más que, ya envió respuesta y que si al recibo de la carta no hubiese llegada todavía, le avise.

Lo que nos lleva a la siguiente carta que fue remitida en el sentido contrario, fechada el 17 de octubre de 1978, y en la que se puede leer, según la web de los AN americanos:

“Del favor de VE del 25 de Septiembre pasado tuve el placer de recibirlo el 3 del actual. Mi Placer, sin embargo, fue interrumpido, porque había enviado otra carta [de fecha 1 de Oct.] para su Excelencia a la oficina de correos cerca de una hora antes de recibir la suya.”

Después de otras cortesías Snyder continúa escribiendo:

“Debería estar muy feliz con la buena opinión de VE, de que el contagio del Illuminismo o jacobinismo aún no hallegado a este país; pero cuando considero el espíritu anárquico y sedicioso, que usan los Estados Unidos mismos, desde el momento en que M. Genet y Fauchet (que por cierto son de la Orden) llegaron a este país y se propagaron sus doctrinas sediciosas, que el doctor iluminado desde Birmingham se emplea celosamente en fortalecerse, confieso que no puedo despojarme de mis sospechas: …”

Continúa encomendándose a las leyes masónicas para consolarse sobre cual puede ser el resultado de la batalla entre las logias y la infección. Y asegura que va a extraer varios extractos del libro para escribir varios artículos sobre el tema que serían publicados en algunos boletines oficiales de logias, bajo el seudónimo de Cicero.

En la misiva que el ex-presidente envió a Snyder el 24 de Octubre siguiente, parece sentir la necesidad de explicar mejor lo que quiso decir en su carta anterior a Snyder.

“No fue mi intención poner en duda que, las Doctrinas de los Illuminati, y los principios del jacobinismo no se hubieran extendido a los EEUU. Al contrario, nadie está tan realmente satisfecho de este hecho como yo.

La idea que yo quería transmitir, era, que yo no creo que las logias de masones en este país hubieran, como Sociedades, tratado de propagar los principios diabólicos de los primeros, o perniciosos principios de los últimos (si son susceptibles de separación). O que los individuos de ellas puedan haber hecho, o que el fundador, o el instrumento empleado para fundar, las Sociedades Democráticas en los Estados Unidos, puedan haber tenido este propósito… (De aquí en adelante me cuesta traducir no entiendo bien lo que quiere decir y aunque me hago una idea no quiero llevar a equívocos) en inglés dice: “and actually had a seperation of the People from their Government in view, is too evident to be questioned.”

Pinchando aquí accedes a la carta manuscrita y si pinchas aquí a la transcripción al inglés.

Como decía al principio la Biblioteca del Congreso de los EEUU, apunta que hablan de un libro de John Robison,  el libro del que hablan tiene que ver con lo que el Censor General de Cádiz llamó las memorias de Sir Johon Robinson y publicó en 1814 concretamente sería el capítulo II del libro, dedicado a los Illuminati y  podéis acceder desde aquí. También podéis leer el libro del que hablan pinchando aquí, eso sí en inglés.

Anuncios

Tal día como hoy la ONU se lavaba la cara ante el nuevo orden mundial.

Tal día como hoy, en 1990, La Vanguardia publicaba un artículo bajo el titular “La nueva cara de la ONU”

Según Rafael Ramos, escritor del artículo las Naciones Unidas eran como un niño mal educado que había necesitad 45 años para convertirse en un hombre hecho y derecho. Entre sus padres nombra Woodrow Wilson, del que ya hablé en un blog que me cerraron y que fue uno de los mayores voceros del Nuevo Orden Mundial, de por sí creó la liga de las naciones para conseguir tal fin, habrá que recuperar aquella entrada.

La ONU estaba apunto de cumplir 45 años y según el corresponsal el eslogan sería más vale tarde que nunca no sin lamentarse de que hubiese que incluir en las sesiones algo más que palmaditas en la espalda, aplausos y felicitaciones, ya que Sadam Hussein había invadido Kuwait y se hacía necesario afrontar la situación.

El más afectado sería el consejo de seguridad de la ONU, que mientras que el resto de países festejaba tendría que dedicarse a prepara nuevas resoluciones condenando a Irak y como dice literalmente Ramos, aprentando las tuercas del embargo.

Al parecer el símbolo de la mayoría de edad de la ONU, era su Consejo de Seguridad, ese que Ramón Luis Acuña dos años después en ABC, decía que sería el vórtice del nuevo orden mundial y de cuyos países miembros salió el Consejo de Ministros del nuevo gobierno mundial.

Uno de los temas centrales de las discusiones de ese año era el temor de la mayoría de los países pobres a que el nuevo orden mundial fuera el pretexto para imponer la agenda de los ricos.

Lee todo el artículo en el siguiente enlace.

http://hemeroteca-paginas.lavanguardia.com/LVE08/HEM/1990/09/24/LVG19900924-008.pdf

Tal día como hoy era asesinado Orlando Letelier

Así quedaba el coche tras la explosión

Tal día como hoy en 1976, aproximadamente a las nueve de la mañana, el coche en el que viajaban el por entonces exiliado chileno Orlando Letelier, su ayudante Ronnie Karpen Moffit y el marido de esta, entraba en la calle Massachusetts, en el barrio diplomático de Washington. A no más de cien metros de la sede diplomática de la Junta Militar chilena, casi frente a la Embajada de Irlanda, al lado de la de Rumanía el coche saltaba por los aires.

Orlando Letelier no era un desconocido ni en Chile, ni en Estados Unidos. Desde joven ya estaba en todas las salsas, en su época de estudiante fue dirigente de la Federación de Estudiantes de Chile. Obtuvo los títulos de economista y abogado, presentando para lograr este último su tesis “El cobre chileno ante los mercados mundiales”, la cual debió de impresionar a alguien porque a los 23 años ya era asesor economista del Departamento Comercial del Cobre. A los 26 viajó a Londres para asistir como delegado de Chile a la Primera Reunión Internacional de consumidores europeos de cobre y productores que abastecen ese mercado.

En los siete años posteriores se podría decir que Letelier fue el hombre del cobre chileno. Hasta que durante el gobierno de Jorge Alessandri Rodriguez (1958-64), fue exonerado de su cargo en el Departamento del Cobre del Banco Central de Chile y viajó primero a Venezuela, donde asesoraba al Ministerio de Hacienda en cuanto a los asuntos del cobre, y después a Estados Unidos donde trabajó durante diez años en el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Fue también uno de los consultores de las Naciones Unidas y responsable de la creación del Banco Asiático de Desarrollo.

En enero de 1971 fue nombrado embajador extraordinario y plenipotenciario de Chile ante los Estados Unidos. Y en 1973 sirvió como ministro de Relaciones Exteriores, Interior y Defensa. Apresado tras el golpe de estado que derrocó al gobierno de Allende, fue liberado en el 74 y se exilió a Estados Unidos, donde el liberal norteamericano Saul Landau le ayudo a instalarse, concretamente en Washington y empezaron a trabajar juntos en el Instituto para Estudios Políticos. Además de colaborar con otras instituciones.

Letelier se convirtió en uno de los grandes opositores a la dictadura de Pinochet, se convirtió en presión, presión internacional. A base de escribir, dar conferencias y ejercer presión sobre el Congreso Estadounidense y entre los Gobiernos europeos, pidiendo que no se prestara ayuda económica al régimen militar. Por ello Pinochet y todos sus ministros firmaron el decreto que le retiró la nacionalidad chilena, dicen que el 10 de septiembre de 1976, pero la Biblioteca Nacional de Chile, ofrece el documento y lo fecha en el 15 de julio de 1976 y se ve en el documento el sello de haberlo registrado el 2 de septiembre de 1976.

Orlando Letelier junto a Henry Kissinger. 1972

La CIA ya había ayudado a Pinochet a llegar donde llegó, por ello los rumores de que la CIA no evitó el asesinato, no tardaron en emerger, pero fue al desclasificar ciertos documentos cuando el rumor pasó a ser más que una posibilidad, al desclasificarse el 4 de mayo de 2006, la orden por la que 5 días antes del asesinato de Letelier, Henry Kissinger anula el cable del 23 de agosto en el que mandaba a los embajadores estadounidenses en los países afectados por la Operación Condor, que no se llevaran a cabo asesinatos en el extranjero y ordena que no se tome ninguna medida adicional al respecto. El 20 de septiembre, Schlaudeman que era Secretario de Estado Adjunto para Asuntos Interamericanos, después de recibir las órdenes de Kissinger se dirige a William Luers (su asistente), y le insta a desdecirse ante los embajadores señalando que no había habido informes durante algunas semanas que indicaran una intención de activar el plan Cóndor.

En abril de 2010, ABC publicaba un artículo respecto a estos últimos documentos y afirma que Kissinger en persona se lavó las manos.

También hay que reseñar que Clodomiro Almeyda uno de los líderes de la oposición política en el exilio escribía a Latelier desde Berlín el 10 de agosto de 1976. En su Carta lamenta que el ex-embajador no pudiera concurrir a la conferencia de los no alineados. En lo que empieza a cabalgar entre carta y memorando, Almeyda solicita a Letelier que bombardee a un/a tal Maira solicitándole apoyo a iniciativas como el programa presidencial de septiembre, la campaña presidencial y la Asamblea de las Naciones Unidas. Le pide que haga especial hincapié en el tema del nuevo periodo de sesiones de la Comisión de Derechos Humanos de la OEA.

Por lo que se desprende de la carta, Letelier estaba algo resentido porque Almeyda se había dirigido a Ricardo Alvarado para que fuera el promotor de la constitución de la Unión Popular, por lo que el remitente le recuerda, que la misma propuesta le había sido hecha a él en la Haya, y añade que lo mismo que con ellos estaba haciendo allá donde podía. Pide a Letelier que le informe cuando se halla elegido un responsable en su zona y apoya que debería ser él, Orlando Letelier, el que ostentara tal cargo en Estados Unidos. Al parecer ya estaban sentadas las bases del próximo movimiento, utilizando para ello equipos en cuatro puntos: Caracas, México, París y Berlín.  Y le explica que cree que en caso de poder crear un equipo en EEUU, este debería trabajar de forma independiente, le pide que si no consigue crear el grupo conteste el mismo a sus preguntas y de sus impresiones al respecto.

El 22 de septiembre de 1976, los periódicos de todo el mundo se hacían eco del atentado en el fallecían Letelier y su ayudante, como por ejemplo en La Vanguardia.

Tal día como hoy nacía Titus Oates.

Titus Oates

Tal día como hoy en 1649 nacía en Oakham, a 14 kilómetros al sudeste de Melton Mowbray, Titus Oates. El motivo de su fama fueron las acusaciones que emitió en contra de los Jesuitas en el año 1678, durante el reinado de Carlos II de Inglaterra.

Su padre Samuel,  se graduó en la universidad del Corpus Christi, en Cambridge, era un pastor que se movía entre la Iglesia de Inglaterra y la bautista; se convirtió en un Bautista durante la revolución puritana, se reincorporó después a la iglesia establecida en la Restauración y fue rector de la Iglesia de Todos los Santos en Hastings, Sussex (1666-74) 

Oates fue alumno de la Escuela Merchant Taylors de la que fue expulsado a los dos años, tras ello completó su formación en una escuela situada en las proximidades de Hastings, desde allí se trasladó a la Universidad de Cambridge y entró en Gonville and Caius College y luego en la universidad de San Juan. Al parecer fue expulsado de ambas y decidió ordenarse pastor de la Iglesia Anglicana, dicen las malas lenguas que con el fin de evadirse de las numerosas deudas que había acumulado durante esos años.

El 29 de mayo 1670 fue ordenado como sacerdote de la Iglesia de Inglaterra. Entre 1673 y 1674 ostentó la vicaría de la parroquia de Meneo en Kent, más conocida como vicaría de Bobbing. Durante este tiempo Oates fue acusado de perjurio por haber acusado a un maestro de escuela en Hastings de sodomía. Oates fue conducido a la cárcel, pero se escapó y huyó a Londres. En 1677 fue nombrado capellán de la nave “Aventurero” de la Marina. En esta ocasión fue él, el acusado de sodomía, que era una ofensa capital y salvándose tan sólo por su condición de clérigo fue expulsado.

Después de su aventura marinera, formó parte del servicio de la familia Católica de Henry Howard, séptimo duque de Norfolk como capellán anglicano. El Miércoles de Ceniza en 1677 fue recibido en la Iglesia Católica.

Tras haber conseguido ingresar en la Iglesia Católica, Oates viajó a España y comenzó a prepararse para ser ordenado sacerdote en el Colegio Inglés que los jesuitas tenían en la ciudad de Valladolid, del cual fue expulsado a los 5 meses. En casi todas la biografías que se encuentran sobre Oates, se asocia en algún momento sus expulsiones con sus escasas dotes como estudiante, hay quien las achaca a un problema de conducta, sea como fuere, se reclamó su presencia ante el provincial de los jesuitas de Saint Omer, donde tras una breve reunión fue expulsado de la Iglesia Católica.

A su vuelta Oates e Israel Tonge comenzaron a publicar numerosos panfletos, en los cuales se hablaba de la existencia de una conjura de los papistas para asesinar al monarca, Carlos II, con el fin de que su legítimo heredero, su hermano el duque de York, ocupara su puesto y restaurara la fe católica romana en toda Inglaterra.

Dependiendo de la fuente consultada, las fechas en las que Oates y su compañero de fatigas Israel Tonge se conocieron, bailan según la conveniencia de la fuente, hay quien dice que se conocieron después de volver de España Titus, intentando con ello eliminar la posibilidad, de que realmente Titus se convirtiera publicamente al catolicismo y se infiltrara en la compañía de Jesús. Pero lo que parece que sucedió de verdad es que Oates y Tonge se conocieron antes, les presento el padre del primero, antes de que Oates se enrolara en la Marina como capellán.

Por desgracia los archivos nacionales británicos y varias bibliotecas universitarias no ponen fácil el acceso a las cartas que poseen de Oates con diferentes personajes así como a otros documentos.

Carta que representa el momento en el que Oates revela el complot al Rey.

Así que tendríamos dos hipótesis, la de que Oates realmente se infiltrara y fueran ciertas sus afirmaciones, o la de que tanto el como Tonge estuvieran completamente locos, como se afirmó y se afirma.

JP Kenyon, en su estudio clásico de la trama, concluye que Oates era un mentiroso y que Tonge realmente creía las mentiras de este, ya que según él se confirmaba la creencia fija que Tonge  tenía en una conspiración jesuita. Alude que Tonge era honestamente un fanático. El Rey, Danby, y Gilbert Burnet, parecían corroborarlo, Gilbert escribió en 1678 que Tonge estuvo “tan elevado que parecía haber perdido el poco sentido que tenía.”

Sin embargo, en la audiencia que se celebro ante el Consejo Privado fue la declaración de Oates y no la de Tonge la que propició que el Consejo ordenara el arresto de todos los líderes jesuitas acusados y de Edward Coleman, ex secretario del duque de York. De nuevo en esto nos encontramos con las contradicciones ya que según algunos, la declaración de Oates ante el Consejo fue detallada y convincente y otros fruto de una actuación segura y demostrando una excelente memoria. ¿Pero no habíamos quedado en que este hombre era expulsado de todas las instituciones docentes por ser incapaz?

El 6 de septiembre 1678, Oates y Tonge se habían acercado a un juez Anglicano, Sir Edmund Berry Godfrey y habían firmado una declaración jurada ante él detallando sus acusaciones. El 12 de octubre, Godfrey desapareció y cinco días más tarde, su cadáver fue encontrado en una zanja en Primrose Hill; había sido estrangulado y apuñalado con su propia espada. Posteriormente Oates lanzó una campaña pública acusando a los jesuitas del asesinato de Godfrey.

El 24 de noviembre 1678, Oates afirmó que la Reina estaba trabajando con el médico del rey en envenenar este. apoyaba al parecer su acusación el Capitán William Bedloe. El rey interrogó personalmente a Oates, y decidió ordenar su detención, al pensar que su testimonio no se sostenía. Sin embargo, pocos días más tarde, con la amenaza de una crisis constitucional, el Parlamento forzó la liberación de Oates, que pronto recibió un apartamento de estado en Whitehall y una asignación anual de 1.200 £.

En 1679 Oates publicó su:  “Un verdadero relato de la trama horrible … del partido papista

La lista de acusados y ejecuciones siguió subiendo hasta que en 1681 el Presidente del Tribunal Supremo de Inglaterra y Gales declaró que el Arzobispo de Armagh, ejecutado el 1 de julio de 1681, era inocente de los cargos que se le imputaban, fue el primer declarado al que le siguieron al menos quince más, la opinión pública empezó a volverse contra Oates.

El  31 de agosto de 1681, se ordenó a Titus que dejara sus apartamentos en Whitehall, pero permaneció sin inmutarse e incluso denunció al Rey y a su hermano, el duque de York. Fue arrestado por sedición, condenado a una multa de 100.000 libras y llevado a prisión. Cuando el duque de York accedió al trono cuatro años después, declaró a Oates culpable de perjurio, lo despojó de la vestimenta clerical y decidió que fuera encarcelado de por vida, saliendo de prisión cinco días al año para ser azotado por las calles de Londres.

Le sacaron de su celda llevando un sombrero con el texto, “Titus Oates, condenado en la evidencia completa de dos perjurios horribles, se le exhibió en la picota de la puerta de Westminster Hall, donde los transeúntes le tiraban una lluvia de huevos. Al día siguiente fue puesto en la picota de Londres y al tercero atado a un carro y azotado de Aldgate a Newgate. Al día siguiente se reanudaron los azotes. El presidente del tribunal era el juez Jeffreys, que afirmo que Oates era una vergüenza para la humanidad. Tanto Jeffreys como sus colegas lamentaron abiertamente no poder imponer la pena de muerte en un caso de perjurio. Esto junto con la dureza de los maltratos hizo que se extendiera la impresión de que querían matar a Oates.

Titus Oates está de pie en la picota mientras que dos hombres conducen un carro hacia el armado uno de ellos con un látigo, en la parte de atrás una figura demoníaca espera junto a una horca. Mezzotint.

Después de tres años Oates se benefició de la unión entre Guillermo de Orange y su prima María. Fue indultado y se le concedió una pensión de 260 libras por año, pero su reputación no se recuperó. La pensión se suspendió en un momento dado y se restauró en 1698 incrementando a 300 libras al año. Oates murió el 12 o el 13 de julio de 1705, solo y olvidado.

Tal día como hoy se reunía la Comisión 40 para conspirar contra Salvador Allende.

Tal día como hoy, en 1970, Viron P. Vaky, enviaba un memorando secreto, hoy en día desclasificado, sobre la Reunión de la Comisión 40. Fijaros si era tal día como hoy, que era Lunes, además de 14 de septiembre.

Para entender el documento, del que aporto original y traducción, creo importante saber al menos por encima tres datos. ¿Quién es Henry Kissinger? ¿Quien es Viron Peter Vaky? ¿Y qué es la comisión 40?

Me resulta difícil resumir quien es Henry Kissinger, supongo que como para cualquiera que sepa quien es, pero decir que es un político germano-estadounidense de origen judío, secretario de Estado durante los mandatos de Richard Nixon y Gerald Ford, consejero de Seguridad Nacional en los inicios de la administración Nixon. Hoy en día asesora empresas y gobiernos, como por ejemplo al de Indonesia, o cuando fue llamado por George W. Bush para liderar un comité de crisis internacional tras los ataques del 11-S. Miembro fundador del Club Bilderberg, pertenece a la Corporación Rand.

Salvador Allende

Viron P. Vaky era un diplomático estadounidense, miembro de la Academia Americana y del Consejo de Relaciones Exteriores, es imposible resumir todos los cargos en los que se desempeñó a lo largo de su vida todos relacionados con la diplomacia estadounidense en América Latina. En Wikipedia se hace alusión al documento que nos ocupa, se saca un extracto del memorando diciendo que Vaky se enfrentó a Kissinger, respecto al plan de este para derrocar a Salvador Allende. Si de este documento se desprende que el lugarteniente de Kissinger en 1970 estaba en contra o no de los planes de Kissinger, lo tendréis que juzgar por vosotros mismos, después de haber leído todo el documento y no fragmentos.

La comisión 40, es la heredera del Grupo Especial del Panel 5412 (Desde 1962 a 1964) y de su sucesora, la Comisión 303 (del 64 al 69), los tres son cuerpos encargados de revisar las propuestas de acciones encubiertas.

Después de que sus antecesores financiaran al PDC, entre otros partidos y prestaran apoyo a grupos de acción en labores de propaganda, métodos con los que la Comisión 40 siguió, en 1970 ordenó a la CIA que llevara a cabo “operaciones de sabotaje” para impedir la elección de Allende.

Allende ganó las elecciones y tal día como hoy, la comisión 40 se reunía para decidir sobre dos planes de acción elaborados por la CIA. El Plan de Acción I, era que la CIA influyera en la votación que había de hacerse en el Congreso, al no ganar por mayoría absoluta, el II, era ordenar a la CIA que buscara la forma de promover un golpe de estado que impidiera que Allende tomara posesión de su cargo.

Y el análisis de estos dos planes y de su viabilidad es lo que pretende comunicar Vaky a Kissinger en su memorando, y parece que se le hizo caso, porque Vaky solo ve el plan de Acción I como algo viable, desestima la viabilidad de la promoción de un Golpe de Estado sin que Estados Unidos se exponga a la opinión pública y recomienda mantener el contacto con los militares esperando a que se dé un momento más preciso para el golpe.

La primera parte del documento es un resumen del informe de la CIA al respecto y la segunda parte los criterios y decisiones de la comisión, a falta de la aprobación de Kissinger.

Original: https://drive.google.com/file/d/0Bzxi324UZCscVVZxZ0RlYk1hbWs/view?usp=sharing

Traducción: https://drive.google.com/file/d/0Bzxi324UZCscVHJQVGhjREExNGc/view?usp=sharing

Tal día como hoy, tuvo lugar el golpe de estado de Primo de Rivera.

Alfonso XIII y Primo de Rivera

Desde las primeras horas de la tarde del día 12 septiembre de 1923 comenzaron a circular rumores de que un documento en el cual se censuraba muy duramente al Gobierno y en el que se pedía su dimisión, había sido repartido en determinadas guarniciones. En los bancos se redobló la vigilancia y se tomaron precauciones por si se liaba.

A las nueve de la noche se reunieron en casa del Marqués de Alhucemas todos los Ministros que en aquel momento se encontraban en la corte. Después de dos horas, los Ministros dijeron a la opinión pública que se habían reunido únicamente por un asunto de política internacional que no tenía que ver con Marruecos, pero nadie les creyó.

De madrugada de volvieron a reunir los Ministros, esta vez en Gobernación, donde acudió también el Capitán general Muñoz Cobo. De esta entrevista se cuenta que el Presidente del Consejo preguntó Muñoz Cobo si podían contar con la guarnición de Madrid para arrestar a algunos generales, a lo que este contestó que sí, pero que en cuanto estuvieran detenidos ya no contaran con la guarnición madrileña. A lo que el Consejo preguntó: “¿Es decir, que no somos Gobierno? y el general replicó. Siento decir que no.

A las seis menos cuarto de la madrugada se informó a los periodistas, del golpe y se les dijo que el Gobierno seguiría en su puesto y que se tenía previsto que el Rey, Alfonso XIII, llegara ese mismo día a Madrid.

Luis Aizpuru y Mondéjar

El Ministro de Guerra se puso al habla, por telégrafo con el general Primo de Rivera, su conversación empezó en términos cordiales, el Ministro pidió al Marqués que depusiera su actitud, a lo que Primo de Rivera respondió que por nada ni por nadie desistiría. Cuando el Marqués de Estella empezó a quejarse en lo que al Gobierno se refiere, Aizpuru endurecció su tono y le dijo: “Señor Capitán general de Cataluña, ahora ya no habla Luis Aizpuru, compañero que tanto le quiere. Ahorra va a hablar el Ministro de Guerra.” En aquel momento Primo de Rivera rompió la cinta telegráfica y se retiró de su despacho, diciendo a sus íntimos que como ninguna orden o mandato tendría eficacia para modificar sus resoluciones, consideraba inútil continuar con la conversación.

El pueblo español recibía la noticia de la sublevación militar, tal día como hoy. El diario La Libertad, se hacía eco en su portada bajo el titular “El general Primo de Rivera contra los poderes establecidos”. En la opinión del periódico, lo de menos sería la formación de un Gobierno Militar sino las consecuencias a la constitución de tal Gabinete, ya que suponía que la respuesta automática sería una huelga general en toda España y el levantamiento de la población en masa. El diario pone en duda además que los puntos de protesta del documento que apoyaba la sedición, fueran las únicas razones. El Consejo Supremo estaba juzgando una acción militar en marruecos, lo que es conocido como el desastre de Annual, ya habían sido sentenciados de forma inflexible los de abajo y el día 15 se tenía que juzgar a los de arriba, el informe Picasso calificaba de negligente la actuación de generales como Berenguer y Navarro y de temeraria la de Silvestre.  Y este era el motivo que creía tenían los sublevados el diario La Libertad. Como se puede leer aquí, junto con la nota que el Consejo de Ministros pasó a la prensa.

Al día siguiente mientras los ciudadanos tenían acceso al manifiesto de Primo de Rivera dirigido al país y al ejército, que ocupó la portada de los periódicos, el Rey llegaba a Madrid a las nueve y cuarto de la mañana, en el segundo expreso de Hendaya. En primer término le esperaban todos los Ministros formados en línea, con el Presidente del Consejo a la cabeza. Una vez saludados todos el Soberano citó al Marqués de alhucemas para que acudiera en seguida a Palacio, y el Presidente pidió a sus compañeros que le esperaran en el Ministerio de Gobernación.

Marqués de Alhucemas

El Marqués de Alhucemas durante su entrevista con el Rey le propuso decretar el relevo de los Capitanes generales de Cataluña y Zaragoza y la destitución del Capitán general de Madrid, y la separación de sus cargos de los demás generales que se habían significado en el movimiento, también le sugirió que se convocaran las Cortes para el martes siguiente, con el fin de se examinaran las acusaciones hechas contra el Gobierno y depurar responsabilidades. A todo esto el monarca manifestó su necesidad de reflexionar, por no tener elementos de juicio suficientes y por la importancia de las medidas propuestas. Según el propio Presidente manifestó a la prensa en ese momento se apresuró a devolver los poderes que se le habían conferido, presentando la dimisión de todo el gobierno.

A las doce y cuarto llegaba a la Capitanía general, procedente de Palacio, el Capitán general, Sr. Muñoz Cobo. Allí le esperaban varios generales, terminada la reunión salieron hacia Palacio los generales Saro, Dabán y Bereguer, seguidos de Muñoz Cobo, el general Cavalcanti y su ayudante.

Después de reunirse con el Rey durante quince minutos, Muñoz Cobo informó a los periodistas de que Primo de Rivera, sería el encargado de formar Gobierno, y que hasta que llegase se había constituido un Directorio presidido por él y del que formaban parte Cavalcanti, Dabán, Saro y Berenguer. También dijo que se había expuesto al monarca la necesidad de declarar el estado de guerra en toda España, a lo que el Soberano accedió. Cuando se le preguntó a Cavalcanti si el Rey había nombrado él mismo el Directorio, este contestó que lo que había hecho era aceptarlo, porque el Directorio ya estaba nombrado. El Diario de la noche La voz, contaba tales acontecimientos.

El día 16, ya se podía ver en la prensa, una de las primeras consecuencias, los diarios debían pasar por la censura militar y así lo mostraban.

En el año político 1923, publicado por Fernando Soldevilla, se puede leer la crónica de todo el golpe, momento por momento a partir de la página 300.

Y  pinchando aquí puedes acceder al discurso de Primo de Rivera, en el 5º Aniversario del Golpe.

Tal día como hoy, Hitler se hacía miembro del Partido Obrero Alemán.

Carné de Adolf Hitler del DAP

Tal día como hoy, el 12 de septiembre de 1919, Adolf Hitler se convertía en el miembro nº 58 del Partido Obrero Alemán, DAP por sus siglas en alemán.

Si por algo es conocido el DAP, es por haber sido el embrión que después se convirtió en el Partido Nazi. Se fundo el 5 de enero de 1919 en hotel Fürstenfelder Hof de Muchich. Su fundador fue Anton Drexler un miembro de la ocultista Sociedad Thule,  que se basaba en la reivindicación de los orígenes de una supuesta raza aria, entendida no como concepto cultural, sino biológico y “sanguíneo”, raza “superior” o de “superhombres”. Thule era un país situado en el más lejano norte, según los geógrafos grecorromanos, la ariosofia la designó como capital de a Hiperbórea.

En la época de la fundación del DAP, Hitler trabajaba como informador para el Estado Mayor del Ejercito alemán de Baviera, y como tal, se le envió a investigar a Drexler y los suyos. Gracias a oratoria carismática e incluso hipnótica, Hitler se infiltro en un mitin sin ningún problema, el mitin tuvo lugar en la cervecería Sterneckerbräu, el orador de esa noche fue Gottfried Feder y le siguió una mesa redonda en la Baumann, tomó la palabra y entre otras cosas dijo que Baviera debería separarse de Alemania. Hitler no aceptó semejante idea y con una breve pero tajante intervención acalló a su interlocutor, sorprendiendo por su forma de expresarse a los dirigentes del partido. Dicen que el orador no tardó en salir derrotado de la sala.

Después de aquello, sus informes tranquilizaron al Ejército de Baviera y él decidió participar en el DAP el 12 de septiembre de 1919, invitado por Drexler.

Anton Drexler

Por aquel entonces Drexler, Herrer, Hitler, Goebbels y Himmler no eran para las autoridades nada más que meros exaltados.

En aquel momento no existían tarjetas o cartillas de membresía como miembro del partido, por lo que la numeración no se efectuó hasta enero de 1920, ordenando a los militantes inscritos hasta ese momento por orden alfabético y asignándoles un número a partir del 500. En poco tiempo Hitler era nombrado jefe de propaganda y dio su primer mitin el 16 de octubre de 1919 en la cervecería Hofbräukeller, ante 300 personas.