Fahrenheit 451 de Ray Bradbury

descarga

Fahrenheit 451 es una novela distópica escrita por el estadounidense Ray Bradbury en 1953.

El protagonista, Montag, es un bombero encargado de quemar libros, el gobierno ve contraproducente que los humanos lean, pues esto lleva a la diversidad y no a la universalidad y proclama que leer impide ser felices y llena de angustia.

El libro describe una sociedad consumista, en la que la deuda es casi una obligación y se refiere a los programas que ve en televisión como mi familia, una sociedad indiferente ante lo que les sucede a los demás, incluso diría yo, indiferentes ante si mismos, más preocupados por la realidad, irreal, que les ofrece su televisor, que por su propia vida.

Una lucha entre la programación mental y la realidad, entre la superficialidad y la felicidad, entre el efecto oveja y el pensamiento crítico.

El título de la obra hace referencia a la temperatura a la que arden los libros y que equivaldría a 232.8 ºC.

Algunas citas del libro:

“-¿Lee alguna vez alguno de los libros que quema?”
(Él se echó a reír)
– “¡Esta prohibido por la ley!
– “¡Oh! Sí, por supuesto.”

tumblr_masbephbnb1qlxr40o1_1280“La televisión, esa bestia insidiosa, esa medusa que convierte en piedra a millones de personas todas las noches mirándola fijamente, esa sirena que llama y canta, que promete mucho y en realidad da muy poco.”

Ray Bradbury, nació en Waukegan, Illinois en 1920, famoso por la obra que nos ocupa, y por la que publicó tres años antes. Crónicas Marcianas. Bradbury decidió formarse de forma autodidacta siendo asiduo de las bibliotecas y los libros. Existe un asteroide llamado Bradbury en su honor. Se consideraba a sí mismo un narrador de cuentos con propósitos morales. Murió en 2012 en California, pidió que en su lápida se pudiera leer el epitafio: “Autor de Fahrenheit 451”

El libro en pdf:

http://www.ddooss.org/libros/fahrenheit_451.pdf

Anuncios

Nueva visita a un mudo feliz, Aldous Huxley.

Pincha en la imagen para leer o descargar el libro.

Nueva visita a un mundo feliz es una recopilación de ensayos (publicados en la revista Newsday) sobre la novela Un mundo feliz (1932), de Aldous Huxley, en donde el mismo autor analiza veintiséis años después (1958) los contenidos tratados en su novela, verificando así sus aciertos y equívocos a la hora de contemplar la evolución de la civilización occidental durante dicho lapso. En dicha obra, hace muchas referencias a otra distopía, la novela 1984, de George Orwell.

Este libro es de obligada lectura, a menos a mi modo de ver, tanto que cuando intenté extraer algunos párrafos para presentar el libro, me fue imposible, no supe elegir cual era más importante.

Otras entradas relacionadas con este libro son: La entrevista a Huxley que acabó llamándose, la dictadura científica, libro Un mundo feliz, conferencia “La revolución definitiva”, carta de Huxley a Orwell y película y miniserie.

Un mundo feliz. Aldous Huxley.

Pinchando en la imagen puedes leer o descargar el libro.

Un mundo feliz es un clásico de la literatura del siglo XX, una sombría metáfora sobre el futuro. La novela describe un mundo en el que finalmente se han cumplido los peores vaticinios: triunfan los dioses del consumo y la comodidad, y el orbe se organiza en diez zonas en apariencia seguras y estables. Sin embargo, este mundo ha sacrificado valores humanos esenciales, y sus habitantes son procreados in vitro a imagen y semejanza de una cadena de montaje.

Brave New World en inglés, literalmente «magnífico [o maravilloso] nuevo mundo» es la novela más famosa del escritor británico Aldous Huxley, publicada por primera vez en 1932. El título tiene origen en una obra del autor William Shakespeare, La tempestad, en el acto V, cuando Miranda pronuncia su discurso:

¡Oh qué maravilla!
¡Cuántas criaturas bellas hay aquí!
¡Cuán bella es la humanidad! Oh mundo feliz,
en el que vive gente así.
O wonder!
How many goodly creatures are there here!
How beauteous mankind is! O brave new world,
That has such people in’t.

La importancia del libro lleva a Huxley a escribir más adelante una serie de ensayos en la revista Newsday, cuya recopilación dio en llamarse Nueva visita a un mundo feliz (Return to Brave New World), donde aborda detalladamente los diferentes problemas socio económicos que dieron impulso a la creación de su novela futurista. En este blog puedes leer o descargar dicha recopilación.

Otras entradas relacionadas con este libro son: La entrevista a Huxley acabó llamándose, la dictadura científica, Pelicula y miniserie Un mundo feliz, Conferencia “La revolución definitiva” y Carta de Huxley a Orwell.

Carta de Aldous Huxley a George Orwell

En 1969 Grover Smith publicó un libro que contenía cartas de Aldous Huxley dirigidas a diferentes personajes de la literatura y la ciencia, algunas a sus familiares y amigos. Es una selección de todo lo que Smith tenía, ya que sus papeles ocupan 10 cajas en el Centro de Investigación de Woodson de la Universidad de Rice, en Houston Texas.

El 21 de octubre de 1949, Huxley escribía a Orwell de la siguiente forma:

Estimado Orwell,

Muy amable de su parte pedirle a sus editores que me mandaran un ejemplar de su libro. Me llegó cuando estaba en medio de un trabajo que requería mucha lectura y consulta de refrencias, y dado que mi pobre vista me exige que racione mis lecturas, he tenido que esperar largo tiempo antes de embarcarme en 1984.

Al estar de acuerdo con todo lo que la crítica ha escrito sobre el libro, no necesito decirle, una vez más, qué sutil y qué profundamente importante es su libro.

¿Podría hablarle en cambio de aquello de lo que el libro trata: la revolución definitiva?

Los primeros indicios de una filosofía de la revolución definitiva -la revolución que se encuentra más allá de la política y de la economía y que supone una total subversión de la psicología y la fisiología del individuo- se encuentran en el Marqués de Sade, que se consideraba a sí mismo como el continuador, el consumador de Robespierre y de Babeuf.

La filosofía de la minoría gobernante de 1984 es un sadismo que ha sido llevado a una conclusión lógica, llegando más allá de lo sexual, y negándolo. Que en la actualidad la política de la bota-en-la-cara pueda seguir imponiéndose indefinidamente parece dudoso. Lo que yo creo es que la oligarquía privilegiada encontrará maneras menos arduas y derrochadoras de gobernar y satisfacer su codicia de poder, y tales maneras recordarán a las que se describían en Un mundo feliz.

Recientemente he tenido ocasión de investigar la historia del magnetismo animal y el hipnotismo, y me sorprendió enormemente la manera en la que, durante 150 años, el mundo rechazó tomarse en serio los descubrimientos de Mesmer, Braid, Esdaile y los demás. En parte por el materialismo imperante y en parte por la imperante respetabilidad. Los filósofos del XIX y los hombres de ciencia no estaban dispuestos a investigar los más raros hechos de la psicología de los hombres prácticos, como políticos, soldados y policías, para desempeñar labores de gobierno. Gracias a la voluntaria ignorancia de nuestros padres, la llegada de la revolución definitiva se retrasó cinco o seis generaciones. Otro golpe de suerte fue la incapacidad de Freud para hipnotizar con éxito, lo que le llevó a menospreciar la hipnosis. Esto retrasó la aplicación general de la hipnosis a la psiquiatría durante al menos cuarenta años. Pero en la actualidad el psicoanálisis se combina con la hipnosis y la hipnosis se ha extendido de manera fácil gracias al empleo de barbitúricos, que logran inducir estados hipnóticos y sugestivos, incluso en los sujetos más recalcitrantes.

En la siguiente generación, los gobernantes del mundo descubrirán que los condicionamientos de la infancia y la narcohipnosis son más eficientes como instrumentos de gobierno que las porras y las cárceles y que el ansia de poder puede ser completamente satisfecha más mediante el acto de convencer a la gente de que debe amar su propia servidumbre, que pateándola y flagelándola para que obedezcan.

En otras palabras, me parece que la pesadilla de 1984 está destinada a ajustarse a la pesadilla de un mundo que se parecerá más al que imaginé en Un mundo feliz . El cambio será resultado de la necesidad de incrementar la eficiencia. Mientras tanto, ni que decir tiene, puede que se produzca una guerra biológica y atómica a gran escala -en cuyo caso nos sobrevendrán pesadillas de otro tipo, imposibles de imaginar.

Gracias una vez más por el libro. Le saluda atentamente,

Aldous Huxley