Informe de la Federación Sionista Inglesa del año 1917 (Después de la Declaración Balfour)

1El 2 de noviembre de 1917, el gobierno británico escribía a Lord Rothschild a través de su Ministerio de Asuntos Exteriores, transmitiéndole su posición sobre las aspiraciones sionistas de establecer un “hogar” judío en Palestina. Esta misiva es lo que hoy se conoce como Declaración Balfour.

Pero antes de meternos en harina veamos, de forma escueta, quien era ese tal Balfour.

Arthur James Balfour, el primer conde de Balfour, nació el 25 de julio de 1848. Fue un político y estadista británico.

Empezó a formar parte de la Cámara de los Comunes en 1874, entre 1887 y 1891 fue Secretario de Irlanda, siendo el autor del Acta de Crímenes Perpetuos de 1887, también conocida como Acta de Coerción, que pretendía prevenir una nueva Guerra de la Tierra, después de que el primer intento de Irlanda de conseguir un gobierno autónomo fracasara. Llegó a ser el 33º Primer Ministro británico (1902-1905), sucediendo a su tío Lord Salisbury en el cargo y en el liderazgo de los tories. En 1905 dimitió de su cargo a causa de la reforma de las tarifas, continuando como líder en la oposición hasta que tras no conseguir vencer en dos elecciones renunció como líder en noviembre de 1911. En 1915 ocupo el cargo de primer Lord del Almirantazgo y de 1916 a 1919 ocupó el de Ministro de Asuntos Exteriores de 1916 a 1919, cargo por el que se le conoce internacionalmente a causa de la Declaración Balfour. Cuando renunció tras el Tratado de Versalles continuó en el gobierno como Lord Presidente del Consejo.

25
Arthur Balfour

Murió el 19 de marzo de 1930 y los obituarios publicados en los diarios más importantes de su país no hicieron mención alguna a la Declaración que lo hizo famoso, tal vez porque en aquel momento los sionistas y el gobierno estaban enfrentados a causa del libro blanco.

En Wikipedia hablan sobre su personalidad diciendo lo siguiente:

“Balfour fue una personal inusual por sí misma y por su política, desarrollando unas formas bien conocidas por sus amigos, y que se denominarían las “maneras Balfourianas“, ya que se trataba de un hombre tímido, falto de confianza y con enormes obsesiones personales.

Una vez Churchill realizó una comparación entre Balfour y Herbert Asquith diciendo: “la diferencia entre Balfour y Asquith es que Arthur era malvado y moral, mientras que Asquith era bueno e inmoral“; Balfour llegaría a decir de sí mismo que “estoy más o menos feliz cuando soy alabado, no muy cómodo cuando me insultan, pero tengo momentos de desasosiego cuando doy explicaciones“.

La Declaración Balfour que puedes descargar pinchando aquí, rezaba lo siguiente:

“Estimado Lord Rothschild,

                     Tengo mucho placer en transmitirle, en nombre del Gobierno de Su Majestad, la siguiente declaración de simpatía con las aspiraciones judías sionistas que ha sido presentado a, y aprobados por el Consejo de Ministros.

        “El Gobierno de Su Majestad favorecerá el establecimiento en Palestina de un hogar nacional para el pueblo judío y hará todo lo posible para facilitar la consecución de este objetivo, quedando claramente entendido que no se hará nada que pueda perjudicar los derechos civiles y religiosos de las comunidades no judías existentes en Palestina, o los derechos y la condición política disfrutados por los Judíos en cualquier otro país”.

Le agradecería que tuviera a bien poner en conocimiento de la Federación Sionista la presente declaración.”

2El 3 de febrero de 1918, la Federación Sionista Inglesa celebrara su conferencia anual y presentaba el reporte anual para el año 1917. Por supuesto se hacía imposible no hablar de esta cuestión. En el nombrado reporte podemos ver la contestación que la Federación Sionista envió a Balfour:

“Esta acción corona un largo historial de simpatía con el pueblo judío por parte de aquellos en cuyas manos las generaciones pasadas han colocado los destinos de Gran Bretaña. La más importante en su campeonato de las pequeñas nacionalidades, y el protector clásico de los oprimidos de todas las razas y credos, Gran Bretaña es considerado por los Judíos como su amiga sincera y de todo corazón, y la Declaración del Gobierno de su Majestad en apoyo del renacimiento nacional del pueblo judío seguirá siendo un acto siempre memorable en los anales de Israel”.15

Declaraciones de sionistas de todo el mundo llegaron a la Federación Inglesa para expresar la apreciación que de la declaración del gobierno inglés y se realizó un suplemento especial en la edición de diciembre de la revista sionista recogiendo testimonios de Judíos y no judíos respecto a la Declaración Balfour. Según el documento que nos ocupa testimonios de todo el mundo aún estaban llegando a la federación inglesa en febrero de 1918.

Tras la declaración se organizaron varias reuniones en apoyo de la misma, una asamblea se realizó en el teatro de la ópera de Londres el 2 de diciembre de 1917 a la que asistieron 3400 personas y otra se realizó en Teatro Kingsway a la que asistieron más de mil personas y que fue presidida por Lord Rothschild (la imagen a continuación pertenece a dicha reunión) , y en el reporte anual la federación inglesa volvía a hacerse eco de las palabras de agradecimiento que se trasladaron al gobierno británico tras las reuniones.

“Que esta reunión celebrada … … en … el lugar….. deja constancia de su sincero agradecimiento al Gobierno de Su Majestad por su declaración en favor del establecimiento en Palestina de un hogar nacional para el pueblo judío “

17

El 9 de diciembre se celebró una de las reuniones en el Hipódromo de Manchester, en el que Lord Rothschild y otros leyeron mensajes de apoyo a la política Sionista.

En el informe se cuenta también que el 15 de noviembre de 1917, 13 días después de que Balfour escribiera su carta, la federación sionista dio una recepción para agradecer a los Rothschild sus servicios a la causa, los homenajeados fueron. Lord Rothschild (de nombre Lionel Walter), Charles de Rothschild y su mujer y James de Rothschild.

Un tema que no podían dejar de tocar el reporte, era el tema de la colonización de Palestina, la colonización ya había empezado hacía tiempo de forma encubierta, pero al recibir el apoyo del gobierno británico ya podían hacerlo a mayor escala, para explicar esto hay un punto en el informe referente al Comité Palestina y entre otras cosas dice:

“Este Comité hizo un llamamiento a las sociedades y los individuos para tomar la cuestión del trabajo práctico en Palestina en consideración seria, por lo que tan pronto como acabe la guerra y en cuanto sea posible se podrá proceder con el desarrollo de la colonización judía. Se tratará de hacer varias consultas entre aquellos que deseen invertir en Palestina y para aquellos que deseen personalmente establecerse allí.”

Hasta el momento de la Declaración Balfour, los sionistas podían mandar personas gota a gota, pero gracias a la declaración podían empezar a imaginar e implementar cómo querían que fuese Israel, hablan de la colonización de la agricultura a gran escala, el tipo de negocios que sería más conveniente poner allí, el desarrollo de la industria, etc.

1779251_483917658387358_1581275626_n
La llegada de los miembros de la Comisión Sionista a Palestina el 3 de abril de 1918.

En el informe hablan también de propaganda literaria, de los nuevos panfletos a repartir, de la literatura para soldados judíos, hacen un repaso por las asociaciones sionistas nuevas y antiguas y en su conclusión afirma:

“En este gran y fatal momento en que corresponde a cada individuo sionista y cada cuerpo sionista elevarse a la altura de la ocasión. De hecho, a todos los Judíos ingleses se les llama ahora a ocupar el lugar de honor en el servicio a nuestra raza. Nos han ofrecido una gran oportunidad; que es para que la usemos. Hay trabajo para todos y cada uno. Ningún sacrificio de dinero o tiempo puede ser demasiado grande. En este momento la promesa de oro necesita de todos, vamos a estar listos para hacer de Palestina un hogar nacional para el pueblo judío. Nos dirigimos a la Conferencia con las palabras de nuestro líder inmortal, Herzl, que dijo en el primer Congreso Sionista: “Vamos nuestra asamblea sea seria y digna llevando ayuda a los desafortunados, ofensa a ninguno y honor a todos los Judíos. Y puede que seamos dignos de un pasado cuya gloria, aunque distante, es incorruptible”

Otras cosas que se pueden leer en el documento son:

“En el caso de los que hasta ahora se había mantenido al margen de sionismo, la vista era suficiente para convertirlos de espectadores tibios a partidarios cálidos. En cuanto a los anti-sionistas, se reducirán a una pequeña minoría y su oposición a estallidos intermitentes y espasmódicos.”

“… pero Londres era el centro de su política, así como de su actividad literaria y propagandista.”

“En esta Conferencia, el Presidente señaló que si bien la creación de una Mancomunidad Judía es nuestro objetivo final, la forma de lograrlo se encuentra a través de una serie de etapas intermedias. Una de esas etapas puede ser la protección de Palestina por parte de una de las grandes potencias. Dicha protección se podría dar por Gran Bretaña con el acuerdo de sus aliados.”

“El Fondo de Ayuda Palestina surgió como la empresa conjunta del Comité Central para el alivio de los Judíos de Polonia y la Federación anglo-sionista en mayo de 1917.

Las colecciones de conjuntas hasta el 3 de diciembre 1917 ascendieron a 49.616 libras de 2s, de las cuales las principales donaciones llegaron de los siguientes centros -. Reino Unido, Sudáfrica, Canadá, Nueva Zelanda y Shanghai.”

“En junio, el Fondo fue, con el permiso del Ministerio de Asuntos Exteriores, capaz de enviar 2.000 libras a Palestina, el dinero se transmite a través del cónsul holandés en Jaffa, y distribuido por él con la ayuda de otros dos caballeros según las instrucciones de la Comisión.

Otras 2.000 libras en agosto. La última cantidad, sin embargo, se ha mantenido en Holanda en la transmisión y volverá otra vez a este Fondo. 1.000 libras fueron enviadas al Cairo en septiembre y, posteriormente, otras 7.000 libras, que llegaron a Palestina a través de los buenos oficios de los Comisionados de Su Majestad en Egipto.

Desde la ocupación de Palestina por las fuerzas británicas 5.000 libras ha sido enviadas a través del Gobierno de Su Majestad y 5.000 libras a través de la Cruz Roja a Jaffa.”

El documento: https://drive.google.com/file/d/0B5EsIyf6Kw8Tc2lMS0ZncVZ1cnM/edit?usp=sharing

En los próximos post, hablaré sobre otros documentos referentes al sionismo, entre ellos los generados por el gobierno británico, antes de la Declaración Balfour, con opiniones de judíos sionistas y judíos anti-sionistas y un par de cartas sobre como hacían llegar la financiación a los colonos en 1917.

Anuncios

El telegrama cifrado de Zimmermann.

220px-arthur_zimmermannArthur Zimmerman nació el 5 de octubre de 1864 en Marggrabova, en la Prusia oriental, fue un político alemán, al que se conoce fundamentalmente por ser ministro de Asuntos Exteriores del Imperio alemán desde el 22 de noviembre de 1916 al 6 de agosto de 1917. Es decir, que no duró mucho pero dejó huella, como veremos a continuación.

Zimmermann participó en el desarrollo de los planes que tendían a apoyar al movimiento de independencia irlandés, y también apoyó a los Bolcheviques para efectuar una labor de zapa en el interior del imperio ruso contra los zares.

Estudió Derecho llegando a Doctorarse, y empezó su carrera ejerciendo de abogado. En 1893 se pasó a la diplomacia, entrando al servicio consular en Berlín. Su primer destino fuera de las fronteras alemanas fue China, pasando después al Cantón. En 1900 fue nombrado cónsul. Mientras se encontraba en Extremo Oriente estalló la revuelta de los Boxers conociéndola de primera mano.

Antes de ser ministro de Asuntos Exteriores, ejerció como viceministro del citado ministerio. Zimmermann fue el primer ministro de Asuntos Exteriores del Imperio alemán que no poseía orígenes en la aristocracia.

Para cuando se puso al frente del Ministerio de Asuntos Exteriores la ejecución de la enfermera británica Edith Cavell que se había llevado a cabo un año antes, por haber ayudado a cientos de soldados de los Aliados a escapar desde Bélgica hacia Holanda, se había convertido en un problema de política internacional para el Imperio a causa de la mucha repercusión que el caso tuvo en la prensa y en la opinión pública británica y estadounidense.

V0026135 Edith Louisa Cavell. Photograph.
Edith Louisa Cavell. 

Zimmerman afirmó que “era una lástima que la señora Cavell hubiese tenido que ser ejecutada” pero que era necesario hacerlo, dijo que era algo terrible tener que ejecutar a una mujer, pero que las consecuencias de no hacerlo hubiese tenido importantes consecuencias, sobre todo si se tenía en cuenta que el país se encontraba en guerra y que sus crímenes afectaban a la seguridad de las fuerzas armadas del Estado. Dijo estar “convencido de que ningún tribunal del mundo hubiese emitido un veredicto distinto”.

Y algo de razón llevaba, aunque sea indignante decirlo, ya que ambos bandos fusilaban frecuentemente a soldados y civiles.

Mucho más podría decirse de las políticas de Zimmermann pero vayamos al tema que nos ocupa que es su famoso telegrama, que fue causa de su renuncia.

220px-zimmermann_telegramSi con algo se asocia el nombre de Zimmermann es por lo que se conoce como Telegrama Zimmermann, durante la Primera Guerra Mundial, el citado telegrama fue uno de los elementos que acabaron por influir en los Estados Unidos para abandonar su posición neutral en el conflicto, uniéndose a las filas de los Aliados de las Potencias Centrales, de las que formaba parte el Imperio Alemán. El objetivo de Zimmerman fue desde el principio incitar a México a entrar en la primera guerra mundial apoyando a los alemanes. El gobierno mexicano rechazó la propuesta por varias razones, entre las que se encontraban que había salido recientemente de una revolución y la situación tensa que existía entre ellos y los Estados Unidos en ese momento.

El telegrama fue enviado el 16 de enero de 1917, y a pesar de que la reelección del vocero del Nuevo Orden Mundial, Woodrow Wilson había usado el lema “no estamos en guerra, gracias a mi”, para conseguir su reelección, las consecuencias del telegrama hicieron que cada vez le resultase más difícil mantener su promesa.

Decir que no fue Zimmermann el que cifró el telegrama, sino el embajador alemán en Washington que lo cifró usando un libro de códigos para enviárselo al embajador alemán en México.

En el pdf que aporto, se puede ver el telegrama cifrado y el contenido transcrito al inglés del original que recibió la embajada alemana en Estados Unidos, lo tenéis al final de este artículo. Procedo a copiar la traducción:

“Tenemos la intención de comenzar a principios de de febrero una guerra submarina sin restricciones. Trataremos a pesar de esto de mantener a los Estados Unidos de América neutrales. En el caso de que esta no tuviera éxito, haremos a México una propuesta de alianza sobre la base siguiente..: hacer la guerra juntos, hacer la paz juntos, un generoso apoyo financiero y una comprensión por nuestra parte de que México reconquiste el territorio perdido en Tejas, Nuevo México y Arizona. El asentamiento en detalle se deja a cuenta de usted. Usted tendrá que informar al Presidente de lo anterior en forma de alto secreto tan pronto como el estallido de la guerra con los Estados Unidos de América esté determinado y añada usted la sugerencia de que él debe, por su propia iniciativa, invitar a Japón a la adhesión inmediata y al mismo tiempo debe mediar entre Japón y nosotros mismos. Por favor llame la atención del Presidente al hecho de que el empleo brutal de nuestros submarinos ofrece ahora la posibilidad de obligar a Inglaterra dentro de unos meses a aceptar la paz. “Firmado, ZIMMERMANN

Telegrama cifrado: https://drive.google.com/file/d/0B29Y5tHry-AkbjdJV0p6X2hqWW8/view?usp=sharing

 

 

Documentos clasificados que demuestran que esta realidad está guionizada. Entrega 1

Esta es la primera conferencia de un ciclo que se ha hecho posible gracias a Lucas Assi del moviento Paz Mundial, que fue el que me invitó a exponer mi trabajo en su canal, con el fin de llegar a más personas. En esta ocasión hablamos de la mónita secreta de los Jesuitas, basándonos en una carta que Benito Arias Montano escribió a Felipe II y de la que ya os hablé en este, mi blog, en esa entrada podréis encontrar la documentación para leer y descargar.

 

Mónita secreta jesuita. En una carta de 1571

carta benito arias montanoDurante cientos de años y aún hoy, hay quien niega la existencia de la mónita secreta de los jesuitas. También parecen perdidos algunos al señalar su descubrimiento, pues hay quien fecha este en el siglo XIX, y como veremos en este artículo, nada más lejos de la realidad. Se llega a afirmar, que no existió una traducción española hasta el año 2000, eso es lo que cree la Biblioteca de Filosofía en Español, que fecha en dicho año la traducción que han hecho ellos de la sexta edición publicada en París en 1865, afirmando también que dicha mónita fue descubierta por primera vez en 1661. Ignoran al parecer que existe una edición impresa en 1845 (algo diferente a la que nos ocupa, supongo que por haber sido adaptada a un lenguaje de 300 años después) y que atribuye su composición al Padre Claudio Aguaviva que es considerado el segundo fundador de la Compañía de Jesús a pesar de haber nacido nueve años después de su fundación, su autoría como veremos a continuación se ha intentado negar y se sigue intentando negar. Aguaviva nació en septiembre de 1543 y murió el 31 de enero de 1615, fue nombrado general jesuita en 1581, 10 años después de la elaboración del documento que nos ocupa, que no es otro que una carta que el Dr. Benito Arias Montano, envió a Felipe II el 18 de febrero de 1571, contándole que había sido informado de la existencia de la mónita por un ex-jesuita que según el Dr. Benito “dejó de serlo, por no acomodarse su conciencia con tan anchas doctrinas como ellos ejecutan interiormente y aún me aseguró, que al que no las observa indefectiblemente lo castigan con el mayor rigor.” Por lo tanto de la fecha de la misiva se desprende, que de ser cierta la autoría del Padre Aguaviva, la habría escrito antes de ser general jesuita, lo que hace que yo piense que la mónita ha acompañado en realidad a la Compañía de Jesús desde el mismo momento de su fundación. Pero esto es tan solo mi opinión personal.

Sin embargo hay datos de que la primera edición impresa de la mónita es de 1612 y al parecer se imprimió en Cracovia con el título de “Monita Privata Societatis Jesu, Notobirge, Anno 1612”. Tal vez debido a esta publicación, se decidió atribuir la realización de la mónita a Jerónimo de Zaorowski, que había hecho que le echaran de la compañía en 1611, aunque el encargado de hacer tal afirmación, dijera a su vez que en realidad no se sabía con certeza nada de su autor. No es de extrañar el resultado de la comisión encargada por Peter Tylick, obispo de Cracovia, si conocemos el dato de que su confesor y el del mismísimo rey, era un jesuita. La autoría no pudo ser probada, pero se encargó a un profesor de Ingolstadt (es decir a un jesuita) preparar la refutación de la mónita que se tituló “Libri Tres Apologetici contra Famosum Libellum” y que fue publicada el 1 de agosto de 1617. Llama la atención que para refutar la mónita que en la edición impresa en español en 1845, que os he enlazado antes, solo ocupó 38 páginas, se necesitaran tres libros.

También me llama la atención que ha pesar de existir esta carta del Dr. Benito Arias Montano, en la que incluye un discurso sobre las prácticas de la Compañía y la mónita completa, en España se haya necesitado siempre recurrir a ediciones extranjeras para saber de la mónita, cuando seguramente este documento sea uno de los primeros que pretendió difundir tales observancias y que ya estaba en nuestro idioma y posesión.

juana-austria
Juana de Austria

Tal vez tenga que ver, en que parezca que Felipe II decidiera no hacer nada, el que su hermana Juana fuera la única mujer jesuita de la historia. A pesar de que su padre nunca confió demasiado en la Compañía de Jesús, aún que Francisco de Borja, un hombre de su confianza y de la de su esposa, decidiera ingresar en la orden en 1546 y de que al comienzo del reinado de Felipe sucediera un “lamentable” malentendido entre Francisco de Borja y la Inquisición, que desembocó en la “huida” de este a Portugal y que hizo que no volviera hasta pocos meses antes de morir. Varios historiadores coinciden en que Felipe II no alcanzó nunca la confianza que sus hermanas tenían en la Compañía de Jesús, pero cuando Borja volvió a España, se dice que el monarca afirmó que “no hay que dudar sino que la Compañía es la religión que ahora más fruto hace en la Iglesia de Dios”.

Pero Juana de Austria había sido regente en España desde 1554 hasta 1559 y estaba muy vinculada a la orden a través de su confesor, Francisco de Borja y de Ignacio de Loyola que era su amigo personal, cuando decidió ingresar en la orden, utilizó al principio el seudónimo de Mateo Sánchez en la correspondencia que generaba a este respecto y más tarde el de Montoya, para que no se conocieran públicamente sus propósitos. El 3 de enero de 1555, Loyola dirigió a la regente la autorización oficial por la que se autorizaba a Mateo Sánchez a pronunciar los votos de escolar de la Compañía de Jesús.

No obstante parece que las letras del médico no cayeron del todo en saco roto, ya que Felipe II no eligió para él ni para su hermana María un confesor o predicador jesuita, tal vez por miedo a que sus secretos e intenciones fueran aireadas a otros. Sin embargo permitió que su hijo se casara con Margarita de Austria-Estiria, que había sido educada por los Jesuitas. El rey también aspiró a que la Compañía fuese una orden eminentemente española, compuesta por leales súbditos, fieles a su Monarquía. Deseaba jesuitas que se pudieran convertir en adecuados instrumentos del monarca. Por esto y muchas razones históricas que aunque vienen a cuento alargarían mucho este artículo, podemos pensar, que a pesar de estar prevenido del funcionamiento y los tejemanejes de la orden jesuita, a Felipe II no le importó mucho mientras pudiera verse beneficiado de tales aberraciones. No obstante a quien quiera saber más, le invito a leer el trabajo de Javier Burrieza Sánchez titulado “La compañía de Jesús y la Defensa de la Monarquía Hispánica.

800px-Wierix-Retrato_de_Benito_Arias_Montano
Benito Arias Montano hacia 1970

Antes de meternos con la carta, veamos quien era Benito Arias Montano (1527-1598) fue un humanista, hebraísta, biólogo y escritor políglota español. Empezó sus estudios en Sevilla interesándose por las ciencias físicas y médicas, por la poesía, la filosofía, la lingüística y la teología. En 1548 se trasladó a Alcalá de Henares para estudiar en la Universidad ampliando sus conocimientos de medicina, teología y filosofía, aprendiendo latín, griego, árabe, hebreo y sirio. Después se ordenó sacerdote para dedicarse al estudio en profundidad de las Sagradas Escrituras. En 1562, el obispo de Segovia, Martín Pérez de Ayala le pidió que le acompañara al Concilio de Trento, donde al parecer se distinguió por su erudición. En 1566 Felipe II lo nombró su capellán y le encomendó la elaboración de la Biblia Políglota de Amberes, conocida como Biblia Regia y al parecer introdujo innovaciones si se compara con la Biblia Políglota Complutense y más aún si se confronta con la Vulgata. Estas novedades levantaron los recelos de la Inquisición. Según se lee en una nota de la copia de la comunicación que el Doctor envió al monarca desde Amberes y que os ofrezco. (Esta copia fue manuscrita entre 1701 y 1800 según la Biblioteca Nacional de España y procede al parecer del Ducado de Osuna que instauró Felipe II en 1562):

“Fue el Dr. Don Benito Arias Montano, Capellan de Honor del Señor Rey Felipe II Canonigo de San Marcos de León y Varón tan admirable en virtud y en letras que mereció la estimación de su Señor Rey quien lo envió a Amberes para que con su aviso y Consejo, Gobernase Su Majestad desde acá, aquellos Estados.”

De vuelta en España, se dedicó por encargo de Felipe II a gestionar la biblioteca del Monasterio de El Escorial, hasta que en 1584, se retiró a Sevilla y renunció a todos los cargos que poseía en la corte y a otras dignidades que le ofrecían.

En su misiva Arias Montano pedía al rey que mandara encarecidamente al gobernador y a los ministros de Amberes tanto de aquel momento como a los que pudiesen llegar, que no se embarcaran en nada con los Religiosos de la Compañía de Jesús, ni les dieran mano alguna en los negocios, ni los adelantasen en autoridades y haciendas, mas que en las que ya estuvieran encomendados. También le pide especialmente que el gobernador no haga uso de confesor o predicador jesuita.

El Dr. Benito asegura que sus reticencias para con los jesuitas no se fundamentan en un conocimiento adquirido recientemente, sino que vienen dadas por un estudio de más de quince años.

DUQUE-DE-ALBA III
Fernado Álvarez de Toledo III Duque de Alba

De la carta se desprende que los jesuitas estaban en contra del Duque de Alba, y elevaban grandes quejas sobre él, al principio en secreto y después en público, según dice Arias Montano, porque el Duque no había satisfecho las peticiones de los de la Compañía de Jesús. El de Alba había sido el Gobernador de Amberes hasta ese momento y según denuncia el Doctor los jesuitas:

“Al presente con la venida del nuevo Gobernador, triunfan libremente y se jactan de que ellos han sido los que han echado al Duque de estos Estados, y de que tendrán más comodidad y mano en los negocios que querrán y demandarán porque dicen (según su lenguaje) es todo suyo y entiendo muy bien que en cuanto pudieren procuraran salir con lo que jactan y pregonan.”

También dice el políglota, que quiso informar a Su Majestad, porque creía era su deber, con carta de su puño y letra, y comenta que no ha informado al encargado de hacer llegar al rey la misiva del contenido de la misma porque los espías que los padres jesuitas tenían en todas partes, para saber todo cuanto pasaba a cerca de sus negocios y de los ajenos, eran infinitos y confiaba en que no consiguieran enterarse antes que el monarca de las noticias de las que pretendía hacerle partícipe.

Continúa el Capellán de Felipe II, adjuntando el discurso que elaboró respecto a las prácticas de la Compañía de Jesús, y en él se ve que no estaría de acuerdo conmigo en que lo más seguro es que la mónita haya acompañado a los jesuitas desde su fundación, ya que pone por las nubes a su fundador Ignacio de Loyola y cree que en algún momento la compañía a derivado en dos ramas, siendo la de Loyola un lecho de virtudes y la segunda la más ambiciosa y egoísta que se puede describir.

En su discurso, el teólogo atribuye la rápida expansión de los jesuitas a la mucha necesidad de educación para los niños, de la que no se libraba ningún lugar, y es por eso que cree el Doctor que la extensión de la Compañía era tan pronta. Y señala que:

“… determinaron entre sí disponer ciertas máximas tan astutas y llenas de arte, industria y cautela, que fuesen capaces de hacerla igualmente la más rica de caudales y haciendas, y la más poderosa de autoridades, empeños y despotismos…”

Señala también que los Padres de la citada compañía, se empeñaron en difamar a las otras órdenes (en aquellos tiempos las llamaban religiones) con el fin de hacerse adelantar en los asuntos de Estado y de hacerse con las instituciones y rentas que otros religiosos administraban.

200px-san_francisco_de_borja
III General Jesuita Francisco de Borja

Apunta Don Benito, que solo a su General residente en Roma le guardan los jesuitas obediencia ciega y que aunque en lo exterior demuestren lo contrario, no conocen en lo interior otro Señor, ni otro Soberano que a él. Y explica a continuación que el General designa algunos de los padres, que se encargan de hacer una exhaustiva relación de todo lo que acontece en los Reinos en los que se emplean, asegurando que el General tiene al menos un asistente por cada nación. El General es más benévolo cuanta más información se recoge por lo que los asistentes aspiran con ansiedad a superarse unos a otros en tal tarea:

“… y con toda diligencia, aplicación y cuidado se informan del estado, la calidad y de la naturaleza de todas las provincias, de los sucesos dignos de la atención de su superior, que en ellas pasan, y de las inclinaciones de los Príncipes, y de sus intenciones, y novedades que ocurran en los gabinetes  , y todos los correos avisan a los asistentes de los accidentes que cada día se van descubriendo o suceden, y todo lo ponen presente al Padre General, el cual con los de su consejo, hacen una completa anatomía de todo el mundo, confrontando unas noticias con otras, que regularmente convienen en todo y proponen los intereses o intentos de los Príncipes Cristianos.”

Y en este mismo punto se informa a Felipe II, de que después de examinar y juzgar toda la información, los jesuitas deciden a cual de los Príncipes Cristianos les conviene más favorecer, dependiendo lo que más le convenga a la compañía. Debe ser que el monarca se veía favorecido, por lo que decidió no hacer nada ante toda esta información. En el discurso además se asegura, que los jesuitas “desde fuera miran y juzgan más fácilmente los lances que los que realmente están dentro de ellos por tocarles, así estos Padres tienen delante de los ojos los intereses de todos los Príncipes, se paran mucho en observar las condiciones, el lugar y tiempo, y aplican proporcionados medios para favorecer las cosas de un Soberano o de otro cualquiera quien ellos conocen, que pueden sacar sus intereses, oprimiendo y oponiéndose con todas máximas, ardides y cautelas a los que saben no pueden serles útiles a sus ambiciones, y si esto es propio de gente apostólica júzguese y véase.”

Asegura Arias Montano, que los Padres de la Compañía de Jesús no admiten en sus confesionarios a los pobres, y que castigan a los ricos de los que nada pueden sacar y son rigurosísimos los preceptos y penas que imponen a los que descubren sus secretos. Además asevera que utilizan el secreto de confesión para informarse de absolutamente todos los negocios que les rodean y también las buenas o malas acciones de su pueblo que usan si creen necesitarlo para chantajearles o para sembrar cizaña. Asegura también que al conocer “los ánimos de los súbditos les es igualmente fácil buscar alborotos, sublevaciones y motines.”

A los ojos del políglota, la influencia en Roma de los jesuitas es tal, que la mayor parte de los negocios de la cristiandad pasan por sus manos y solo llegan a buen puerto los que ellos deciden que así sea y los acusa de exagerar ante los demás su influencia en los soberanos con el fin de conseguir que el resto crea que es un medio indispensable estar a bien con la Compañía de Jesús si se quiere llegar a cualquier acuerdo con ellos, llegando incluso a afirmar públicamente en Roma, que su General puede más que el Sumo Pontífice, que los reyes y otros príncipes.

245px-el_greco_050
Pio V, el Papa en aquel momento

Muchos ejemplo da, de la ambición y las formas de obtener riqueza y poder de los jesuitas, acusándoles entre otras cosas de aprovecharse de las ansias de la Iglesia por recuperar Inglaterra a la antigua fe, y alude a un libro en el que se pide que todos los bienes de Inglaterra, se deben poner en manos de siete sabios que deben ser elegidos entre la Compañía de Jesús, pues asegura “que para reducir a Inglaterra a la fe verdadera, no es bien que el Papa (a lo menos por cinco años) se meta en la provisión y distribución de los Beneficios Eclesiásticos de aquel Reino.”

Llega a asegurar la misiva, que para hacer ver a los Príncipes deseosos de paz cuánto necesitan a los de la compañía, primero generan en sus Reinos alborotos para que el soberano vea cuan necesario es que los jesuitas sean favorecidos y empleados al consejo para gobernar. Y advierte de los peligros que entrañaría que uno de ellos se hiciese con el Papado.

Lo que yo cuento es solo un pequeñísima parte de lo que se puede leer en la carta de Benito Arias Montano.

La mónita esta divida en varios capítulos:

  1. Cómo deben portarse los Padres de la Compañía cuando empiezan algún establecimiento.
  2. De qué modo podrán los Padres de la Compañía insinuarse en la voluntad de los Príncipes, Señores y personas eminentes y conservarse en su amistad.
  3. Conducta de la Compañía para con los que tienen grande autoridad en el estado y que aunque no sean ricos, puedan hacer otros servicios útiles a nuestros fines.
  4. Lo que se debe recomendar a los predicadores y confesores de los grandes.
  5. Cómo deben portarse los nuestros con los Religiosos que se ejercitan en la Iglesia de Dios en los mismos Ministerios que la Compañía.
  6. Del modo de conciliarse las benevolencias de las viudas ricas.
  7. Como se debe entretener a las viudas y disponer de sus bienes.
  8. Qué se debe hacer para que los hijos de las viudas tomen el estado religioso o se dediquen a la devoción.
  9. Del modo de aumentar las rentas de los colegios.
  10. Del rigor particular de la Compañía para con los sujetos sospechosos.
  11. Cómo se conducirán los nuestros de común acuerdo con los expulsos de la Compañía.
  12. Qué sujetos se deben conservar y mantener en la Compañía.
  13. De la elección que se ha de hacer de los sujetos que han de entrar en la compañía y del modo de retenerlos.
  14. De los casos reservados y motivos para despedir a alguno de la Compañía.
  15. Cómo se debe conducir la Compañía con sus devotas y religiosas.
  16. Del modo de hacer profesión del desprecio de las riquezas.
  17. De los medios de adelantar la compañía.

Algunas cosas que se pueden leer en la mónita:

“… pero todo esto requiere una máxima tan poderosa que sea capaz de engañar al insensato y persuadir al docto, quedando siempre la Compañía libre de la más leve sospecha en todas sus operaciones.”

infierno“Todos los nuestros se aparecerán como animados de un mismo espíritu, gobernándose por las mismas exterioridades, esto no tiene otro objeto, sino el de que la uniformidad y semejanza en tan excedido número de personas, admire y edifique a cuantos superficialmente nos observan. Para el logro de los fines que nos prometemos de esta importante máxima, se despedirán de nuestro Cuerpo inmediatamente a los que no la cumpliesen con puntualidad y exactitud, como hombres perjudiciales a nuestros intereses y miras.”

“En los principios de la fundación de algún colegio o colegios, se abstendrán los jesuitas que los habiten de comprar fondos de tierras, pero si hubiesen comprado algunos, bien situados y útiles, los conservarían haciendo extender la voz de que han sido adquiridos por los préstamos de algunos amigos fieles y piadosos, para que de este modo conste públicamente nuestra excedida pobreza por más que en nuestros tesoros y comercios seamos muy poderosos.”

“Enseñándonos la experiencia, que los Príncipes y poderosos se inclinan con especialidad a los eclesiásticos que disimulan sus acciones odiosas y temerarias y las interpretan favorablemente, lo que igualmente se observa en los casamientos que tratan con parientes o aliados, u otros negocios de semejante carácter, debemos inspirar y animar a los mismos Príncipes y poderosos a que los celebren y contraigan facilitándoles por nuestro medio las dispensas necesarias del Pontífice, de quien nos prometemos que las concederá súbitamente mediante las altas razones que expondremos, produciendo ejemplos, dictámenes y sentencias que favorezcan la pretensión con el pretexto del bien común y mayor gloria de Dios…”

“… Y aún no satisfechos ni contentos con las referidas cautelas, se empleará en el caso de alguna indecorosa imputación para la Compañía, la autoridad de algunos padres ignorantes en realidad de estas negociaciones para que aseguren aun con juramento que es pura calumnia lo que se atribuya a la Compañía.”

ducat-allemand-jesuite

“En la dirección de la conciencia de los Príncipes y Poderosos, seguirán nuestros padres los dictámenes de aquellos autores que más favorezcan la libertad del hombre, contra las opiniones de otros religiosos, afín de que desamparen a estos y se subordinen a nuestra dirección y consejos, pues es constante que más se estima lo que oprime poco, que lo que embaraza mucho.”

“El solo y único fin de los confesores, es hacer que las viudas dependan enteramente de sus directores, y que no busquen en otra parte quien las instruya y dirija, insinuándoles oportunamente ser este el único fundamento de sus progresos espirituales.”

“El punto principal es, que todos los jesuitas sepan ganar la benevolencia de sus penitentes y de todos aquellos con quienes comunican y así mismo a que sepan acomodarse a la inclinación de cada uno. Para lo cual, y que haya suficiente número en que escoger, enviarán los provinciales muchos padres a las ciudades y pueblos habitados de ricos y nobles y para que lo puedan hacer con más prudencia y feliz suceso informarán los rectores de la mies y la cosecha, que en aquellos pueblos se puede hacer.”

“Igualmente convendrá despedir a los que tuviesen escrúpulo de granjear y adquirir bienes para la compañía, por los trámites y medios que se señalan en estas instrucciones pretextando que son muy atados a su propio juicio y dictamen, alegando esta misma razón públicamente, y la verdadera con el mayor secreto, si intentasen exponer sus acciones a los provinciales en descargo y satisfacción de su conducta, y en fin, cualesquiera excusas que intenten proponer, no se le deben escuchar, sino precisarlos a observar la regla que obliga a todos los particulares a una obediencia ciega.”

“Antes de despedirlos se les deberá obligar a prometer por escrito y por juramento, que jamás escribirán nada menos decente, ni menos favorable a la compañía, pero sin embargo de estas seguridades, reservarán los superiores en su poder una lista de sus malas inclinaciones, vicios y defectos, que ellos mismos hayan descubierto, según la costumbre corriente de la compañía, valiéndose de ellos, si es necesario, para impedir sus adelantamientos manifestándolos a los grandes y prelados.”

“… En el caso de que del escrutinio que se haga resultase su obstinación irreconciliable, se le aplicará a prisión perpetua, satisfaciendo a aquellos sujetos grandes y poderosos que por él preguntasen, habían tenido necesidad sus superiores de emplear sus grandes talentos en asuntos tan secretos como importantes a la Iglesia, y a la religión, y últimamente, pasado algún tiempo, si instan en averiguar su paradero, se responderá con un bien supuesto sentimiento, que pocos días antes había Dios sido servido de llamarlo a la vida eterna, para premiar en ella los servicios que le había hecho en esta a su Santa Iglesia, y si fuese preciso, se manifestarán documentos auténticos que lo acrediten.”

“Finalmente (con lo que por ahora se concluyen estas consecuciones, con fuerza de inviolable ley) habiendo conseguido la Compañía el favor y autoridad de los Príncipes, procurará hacerse temible, a lo menos, de aquellos que la miran con odio irreconciliable.”

https://drive.google.com/file/d/0Bzxi324UZCscWDJORHlqUlVDWEk/view?usp=sharing

Isabel II, el corrupto de Salamanca y los Rothschild

reina_isabel_ii_de_espac3b1a
Isabel II de España

En esta ocasión, os traigo una carta que Pedro Salaverría, envió durante el exilio de Isabel II a José Velasco de Dueñas, en calidad de apoderado de S.M., con el fin de tratar varios temas del interés de la Reina.

La de los Tristes Destinos, era hija de Fernando VII y su cuarta esposa y sobrina Mª Cristina de Borbón-Dos Sicilias. Fue coronada con tan solo tres años, lo que hizo que su madre fuera Regente del Reino. La regencia de Mª Cristina estuvo marcada por la Primera Guerra Carlista, desde su inicio hasta su finalización. Tras finalizar la guerra la regencia recayó en el general Baldomero Espartero. El mandato del general isabelino, duró tres años y no estuvo falto de conflictos, la gota que colmó el vaso, fue cuando sus partidarios se cambiaron de bando y en 1843, Espartero se vio obligado a disolver las cortes. En aquel momento la Reina Castiza tenía 13 años y se decidió adelantar su mayoría de edad con la intención de evitar otra regencia. Su juventud y según se dice, su incapacidad para gobernar, la llevó a ser presionada por la Corte en todo momento y fue un caldo de cultivo para la corrupción y la intriga. Isabel II, era además caprichosa e incapaz de administrarse. Mucho más se podría decir de la monarca y su reinado, pero estamos aquí para hablar de la misiva que nos ocupa.

100px-pedro_salaverrc3ada_la_ilustracic3b3n_espac3b1ola_y_americana
P. Salaverría

La carta fue escrita el 7 de enero de 1874, el remitente, había sido ministro de Hacienda y de Fomento durante el reinado de Isabel II y el destinatario Oficial de la Intendencia General de la Casa Real y Patrimonio, Jefe de Negociado de la Casa Real y Bibliotecario de la soberana. En la fecha mencionada, La de los Tristes Destinos llevaba casi 6 años exiliada y vivía en París y hacía cuatro que había abdicado en favor de su hijo Alfonso XII.

La primera parte de la carta, es dedicada al corrupto Marqués de Salamanca, que da nombre al barrio de Madrid en el que hoy se aloja la milla de oro, se le atribuyen negocios con grandes beneficios en sectores como el ferroviario, la construcción, la banca o la inversión bursátil, además de varias corruptelas como socio de otros destacados miembros de la sociedad española de su época, incluyendo entre ellos a María Cristina de Borbón.

30 años antes de que la epístola que nos ocupa fuera escrita, el Marqués de Salamanca tuvo la genial idea de crear la primera entidad financiera de crédito privada de España y convenció a la Reina Castiza de su creación, por lo que en 1844 se fundó el Banco de Isabel II que tenía a su disposición un capital de 100 millones de reales para la concesión de créditos. Esta entidad fue la mayor mancha en el historial financiero del Marqués. El banco nunca despegó y a pesar de ello, el hombre de negocios utilizó el capital del mismo para realizar compras. Famosa es la operación en que le compro a María Luisa de Borbón y Vallabriga un lote de 71 cuadros, que pagó con un talón por un millón de reales, talones como el citado no pudieron ser hechos efectivos a causa de la mala marcha de la institución bancaria, lo que aprovechó Isabel II para vengarse de Salamanca, que años antes le había vendido acciones del ferrocarril Madrid-Aranjuez por cuatro millones de reales, antes de que estas cayeran estrepitosamente. Cuando el noble acudió a la Reina para que le comprase los cuadros adquiridos, ella le pagó con las acciones que en aquel momento no valían casi nada. El banco finalmente se fusionó con el de San Fernando fundándose así el Banco de España.

Y el corrupto Salamanca, fue el primer tema protagonista de la carta que Salaverría escribió a Velasco.

De la misiva se desprende, que había quien se interesaba por las comunicaciones entre los amigos de Su Majestad, ya que lo primero que hace Don Pedro, es disculparse con Don José, por no haber podido responder a sus cartas de diciembre, ya que había tenido que dejar retrasar sus cartas debido a la necesidad de aprovechar conductos seguros para escribirle.

Al parecer Salamanca debía tres millones de reales a Isabel II, pero se resistía a pagarlos y el ex-ministro de Hacienda llama al Marqués tramposo diciendo:

“… la excusa de Salamanca para el pago de los tres millones era una pura invención, a fin de eludir, como buen tramposo sus obligaciones.”

Salaverría informa al destinatario de que ha pedido la documentación necesaria para poder obrar con eficacia y para estar preparados en caso de tener que embarcarse en un procedimiento judicial, advirtiendo eso sí, que en este caso, habría que hacerlo de tal forma que la Reina no tuviera que aparecer como parte del contencioso:

marqus1
José de Salamanca

“Con un poder podía hacer los endosos correspondientes a un tercero que entablase la demanda y la siguiera. Así pues, estamos conformes en las observaciones que se han ocurrido a S.M y a usted, y claro es que las cosas se conducirán con todos los miramientos…”

El remitente afirma que Salamanca se ha visto obligado a admitir que adeuda los tres millones a la Reina y que dice estar dispuesto a pagar enseguida, pero Salaverría cree que es una “grosera mentira”. Por lo visto la mala situación económica de Salamanca es manifiesta y sus acreedores se han hecho ya con casi todo lo que el Marqués poseía en fincas y el apoderado de la Reina teme que si no actúan pronto José de Salamanca se las componga para no tener que pagar ni un real a la monarca.

El otro tema que preocupaba a Salaverría, era el de un convenio con los Rothschild en el que entraban en juego las joyas de la Reina. El historiador José María Zavala, publicó en la edición digital del periódico La Razón, un artículo en el que quería demostrar que las acusaciones que Laureano Figuerola hizo en las Cortes, en 1869, contra Isabel II y su madre eran mentira.

Pinchando aquí, podéis acceder al ejemplar del diario La Época que se hizo eco de la sesión de las Cortes Constituyentes del 1 de diciembre de 1869, en la que Figuerola hizo dichas acusaciones. Zabala consigue justificar que joyas por un valor de 58 millones de reales eran en realidad propiedad de Mª Cristina de Borbón, pretendiendo con ello que no había habido robo, pero como vemos en La Época el por entonces Ministro de Hacienda dice que habían desaparecido 78 millones, con lo que se puede llegar a pensar que sí desaparecieron 20 millones de reales en joyas.

No obstante en lo que parecen coincidir todos los historiadores, es en que Isabel II pasó apuros económicos durante su exilio en París, si es que se puede utilizar tal expresión conociendo su tren de vida. Zavala atribuye tales apuros a una pensión de 150.000 reales anuales que La de los Tristes Destinos tenía que pagar a su marido.

Lo que si parece confirmar la carta de Salverría es que las joyas que poseía Isabel, estaban depositadas en la casa de los Rothschild de Londres y su apoderado contaba a Velasco que Ignacio Bauer y Daniel B. Weisweiller, que eran los representantes de los Rothschild en España, ya estaban moviéndose para que un convenio entre ellos y la Reina llegara a buen fin. Lo que se pretendía era que Su Majestad pudiera pagar lo que le adeudaba a uno de los Zulueta (ignoro si hablan de Julián o de Juan Antonio).

También parece que el cocinero de la Reina había dejado una pella a los proveedores y había desaparecido, lamentando Salaverría el no poder declinar las responsabilidades. También pide que la Señora contenga más el gasto, no dejando claro si dicha Señora es la Reina:

“Claro es, que no hay más remedio que tomar y pagar el servicio de cristal una vez encargado y hasta marcado con las cifras de S.M. Por Dios, que la Señora se precava de todo nuevo encargo, y mucho más sin hablar antes con Usted y ver si hay posibilidad de atender a su pago.”

Por lo pronto, si que podemos pensar que la economía de la Reina exiliada no estaba para ciertos dispendios, aunque no lo calificaría yo de apuros económicos, también parece que la Reina tenía depositado en la casa de los Rothschild algo más que joyas, como se desprende al manifestar Salaverría la necesidad de saber exactamente los fondos de los que se dispone:

“Quiero que la nota de fondos, me la envíe usted más completa, abrazando todos los que haya en poder de Rothschild, en Ibañez Vega, si hay alguno en esa Administración, obligaciones anteriores al 1º de octubre por pagar y los meses sucesivos hasta fin de año.”

Aconsejo desde luego leer la carta completa, pues el artículo no es generado por otra cosa que por entender mejor de que se habla y saber quienes son las personas implicadas. Además hay que agradecer que la caligrafía del Señor Salaverría sea tan buena, algo no muy normal en los manuscritos de la época.

https://drive.google.com/file/d/0Bzxi324UZCscUHJJbW5nYmtZVkU/edit?usp=sharing

Carta de Mazzini al Presidente Lincoln

Mucho se habla de la correspondencia cruzada entre Albert Pike y Giuseppe Mazzini, como ya he dicho en otras ocasiones, no dudo de su existencia, pero yo no la he encontrado.

Pero no es para hablar de dicho cruce de misivas, sino para exponer el original de una carta que fue enviada por Giuseppe Mazzini, Alexandre Auguste Ledru-Rollin y Karl Blind el jueves 24 de abril de 1862, al por entonces presidente de los Estados Unidos Abraham Lincoln. La carta está en la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos.

abraham2blincoln252c2bel2bjueves252c2b242bde2babril2bde2b1862

A continuación transcribo la traducción de la carta, y al final de dicha transcripción dejo el enlace al pdf del original, acompañado de la transcripción en inglés y el pdf de la traducción. También dejo algunos datos que son necesarios para comprender la carta mejor y un par de enlaces a prensa de la época que se hacía eco a su vez de otras cartas y documentos.

“Señor:

Desde el estallido de la feroz contienda en la que está usted tan noblemente luchando contra la rebelión interna y la servidumbre humana, el corazón de las naciones que con sus aspiraciones a la libertad se identifican, y en cuyo nombre nos dirigimos a usted, no ha dejado ni por un momento de estar con usted.

Debido a que hemos visto la causa de la unidad y la emancipación representada en un republicano tan sincero como enérgico, nunca tendremos, incluso en los días más tormentosos de la lucha, que dudar de su éxito final; y disponemos sin descanso ejercido por nosotros mismos, con todos los medios a nuestro alcance, para impresionar a otros con las mismas creencias. Como republicanos, nos hemos sentido muy bien al romperse en pedazos el que su gran República iba a proporcionar armas a todos los despotismos de Europa (es decir, a los enemigos de los principios que representamos) no habrían contribuido moralmente con toda nuestra simpatía y con todos nuestros esfuerzos, especialmente en lo que se refiere al movimiento de opinión pública Europea. Había un vínculo de unidad entre ustedes y nosotros desde el principio de esta lucha. Al servir a la causa de la libertad, su causa – estamos sirviendo a la nuestra propia.

Aunque los distintos gobiernos monárquicos, por su parte, han hecho lo peor para dirigir el juicio de Europa por mal camino, esta ya no es engañada. Ella sabe que va a triunfar sobre sus enemigos en su casa; y ella firmemente confía en que va a triunfar también sobre sus enemigos en el extranjero que están tratando, mediante el aborrecible Programa Monárquico Europeo de Expedición Mexicana, de realizar nuevos intentos que tarde o temprano se harán.

Incluso en esta última contingencia mencionada, estamos seguros de que Estados Unidos sería capaz de superar el peligro. Pero la guerra que a continuación se vería obligado a realizar en México, costaría mares de sangre y produciría ruina sin fin; tampoco sería posible evitar crear animosidades internacionales que, transmitidas de generación en generación, contaminarían la mente de las naciones que están en la actualidad listas para el establecimiento de la relación social más amistosa con la República Americana sobre la base de una similitud de sentimientos e instituciones.

Ahí está el punto, creemos, donde existe la comunidad más fuerte de intereses entre su país y nuestra propia causa.

Se han hecho grandes progresos en Europa, en cuanto a las ideas de gobierno popular, desde 1792, cuando Francia desplegó la bandera republicana, la bandera de la fraternidad universal. En esa época era posible aún para los opresores dirigir a las naciones en rebaños contra este pueblo, con el fin de volver a imponer el yugo en el cuello. Pero ahora, una sensación diferente prevalece en toda Europa – las naciones están, cada una de ellas cansadas de sus tiranos; son abundantes y están listas para la libertad, y para conquistar esa libertad de una sola vez, sólo necesitan la ayuda de un gobierno amigo. Sabemos que, en el actual estado de cosas, los Estados Unidos no podría dar esta ayuda de una manera pública y ostensible; pero incluso si se hubiera dictado en secreto, no sería de menor utilidad – y seguramente, las ventajas que se derivarían de ello a los propios Estados Unidos, serían como para justificar plenamente el sacrificio hecho.

El movimiento popular de Europa ya ha comenzado. Italia está arriba, unidos en el sentimiento nacional, el roce de la acción, que tiene más de la mitad de su independencia ganada. Hungría y las otras posesiones no alemanas de la Casa de Habsburgo están dispuestos a seguir.

El conjunto de Alemania – de Berlín a Viena y Frankfurt – pronto se lanzará, con el corazón y el alma, en la lucha contra el despotismo. Las complicaciones en Prusia, entre el Rey y el Parlamento, probablemente servirán para llevarla a la crisis; y la lucha sólo se convertirá en la más amarga por el hecho de que hasta las aspiraciones más moderadas a la unidad y el autogobierno han sido rechazadas con altanería por una monarquía encaprichada.

Y Francia, donde el despotismo había sido capaz de establecerse, primero dando sucesivamente falsas promesas de libertad y, a continuación, haciendo uso del esplendor prestado de un gran nombre – Francia está ahora deshaciéndose de esas culposas ideas delirantes y despertando de su largo sueño. Su burguesía y sus masas, que habían sido divididas tan ingeniosamente, están una vez más, haciendo causa común, a partir de esta serie de continuos, aunque por el momento, al parecer, actos aislados de la oposición, que siempre han precedido a una Revolución allí.

El ejército francés está todavía refrenado solo por su disciplina de hierro, o en parte, sobornado por los privilegios que ha recibido. Pero incluso ese ejército, que en Crimea se imaginaba que estaba luchando contra el despotismo, que en Italia creía que estaba conquistando la libertad de una nación entera, comienza ahora a ver que su heroísmo fue empleado sólo para aumentar el poder y la vanidad de un hombre; y que siendo entusiasta, está creciendo frío y desconfiado … Todas las clases desean tanto un cambio, una revolución – y cuanto antes se tome la decisión, mejor, sintiendo como lo hacen que en la víspera de un gran conflicto entre el despotismo y la libertad, ni hay seguridad posible, ni la industria puede prosperar.

Por lo tanto, de nuevo decimos: todo está listo para la acción en Europa. Pero para reunir estas aspiraciones, para darles la unión, la forma, y un impulso decisivo, el propagandismo debe ser organizado a una escala más vasta, a una escala que abarque la cabaña y la mansión, con el fin de ser capaz de hacer frente a los recursos del opresor, y así poner en peligro la posición en la que se encuentra él, y con él todos los despotismos de Europa, sentirían el efecto en el plazo de seis meses.

Ahora, podríamos tal vez encontrar los medios pecuniarios necesarios mediante la recopilación de los óbolos individuales entre nuestras naciones. Pero sería a riesgo de deshacer nuestro trabajo, con el riesgo de traicionar el secreto ante los opresores, y darles la alarma antes de que la acción pudiera iniciarse de forma segura. Así es, literalmente, el hecho de que en la posesión de un relativamente pequeño presupuesto de medios revolucionarios, la libertad y el bienestar futuro de varias naciones, cuyos intereses ciertamente son idénticos a los de su propio país, ahora están en ciernes.

Señor, es por estos medios pecuniarios de acción que nos dirigimos a usted ahora con una demanda, y lo hacemos en nombre de los mismos principios por los que usted está pugnando; los que siempre hemos luchado por mantener a través del buen informe y el mal informe; y por los que tantos alemanes valientes están luchando en las filas de la Unión. No nos olvidamos de que puede parecer difícil el que usted nos otorgue esta demanda, debido a los sacrificios colosales que su nación está haciendo mientras le enviamos este llamamiento a usted. Pero recordemos que Francia, cuando ella pasó por una gran crisis revolucionaria – aunque drenada de dinero, y ocupada con los enemigos de fuera y con los enemigos de dentro – no dudó en hacer nobles esfuerzos por ayudar a los países vecinos en el establecimiento de su propia libertad.

Y ¿no sería una digna página de la historia de América, si en los próximos años, los hombres pudieran leer que, mejor suerte que aquel gran hombre, Washington, quien lamentó su imposibilidad de redimir su deuda de gratitud con Francia, el presidente Lincoln tuvo, que mientras establecía la libertad del Nuevo Mundo en un fundamento eterno, ayudaba, al mismo tiempo a la causa de la independencia y la libertad en Europa? ¿No habría ganado así doblemente el agradecimiento de la humanidad, y creado un vínculo de unión y hermandad entre las naciones a este y al otro lado del Atlántico?

220px-alexandre_ledru-rollin
Ledru-Rollin

Rogamos que contribuya con nosotros,

con el más profundo respeto:

Ledru-Rollin

32 Ordnance Road

St John’s Wood

Joseph Mazzini

2 Onslow Terrace Brompton.

220px-lama2c_domenico_281823-189029_-_giuseppe_mazzini
Mazzini

Karl Blind

23, Townshend Rd,

St. John’s Wood,

Londres, 24 de abril de 1862.”

Pincha aquí para acceder al documento original.

O aquí para acceder a la traducción.

En aquellos días el Tratado de Londres de 1861 se veía roto, al cambiar las intenciones y aspiraciones Francesas. Dicho tratado había sido firmado por Francia, España y Reino Unido, con el objetivo de emprender acciones para cobrar los reembolsos de préstamos que México había contraído. Benito Juárez al frente del gobierno Méxicano había anunciado la suspensión de los pagos de la deuda externa.

En el artículo 4º del tratado las partes afirman no pretender adoptar ninguna medida de carácter exclusivo, y que están enteradas de que el Gobierno estadounidense tiene también reclamaciones que hacer a la República Mexicana y quedaron en enviar una copia a del tratado a los Estados Unidos invitando a su Gobierno a dar su consentimiento sobre el mismo.

A principios del citado mes de octubre, es decir, casi un mes antes de la firma del Tratado de Londres, un joven de 17 años disparaba a la Reina de Grecia y el diario español “La Esperanza” se preguntaban quien tenía más culpa si el chaval que efectuó el disparo o su padre que le habría hablado en mil ocasiones de Mazzini.

Así pintado todo, puede que halla quien piense que si Mazzini y sus amigos luchaban contra las monarquías eran unos héroes, pero ¿luchaban por la liberación de todos y cada uno de los humanos o tan solo por hacerse con el poder y los medios necesarios para imponer su propia voluntad? Y cuando digo con los medios necesarios, me refiero también a los recursos humanos, ¿puede que los números del movimiento democrático, solo fueran válidos si más humanos podían acceder al voto? ¿Y no sería una buena razón para ganarse esos votos el ser los libertadores de los nuevos votantes? Esto lo tendrá que dilucidar cada uno por si mismo.

Karl Marx, dijo en una entrevista que concedió a R. Landor en 1871, que las ideas de Mazzini no eran “otra cosa  que la vieja idea de una república de clase media”. Él creía que el punto de vista de clase media de Mazzini era reaccionario y que el proletariado nada tenía que ver con el mismo. En otra entrevista se refirió a Mazzini como “ese idiota recalcitrante”.

Los remitentes:

Giuseppe Mazzini, era apodado “el alma de Italia” fue político, periodista y activista por la unificación de Italia.

Fue uno de los fundadores de la asociación entre Polonia, Alemania y unos cuantos refugiados italianos que se llamó “La Joven Europa”. Mazzini soñaba con conseguir la libertad nacional, no como fin, sino como medio para acabar consiguiendo una asociación de naciones, formando una especie de Europa federal para regular sus intereses comunes. La Joven Europa no poseía ni fondos monetarios ni apoyo popular, aún así siempre permaneció fiel al ideal de un continente unido para el cual la creación de naciones individuales era un paso preliminar indispensable.

Alexandre Auguste Ledru-Rollin, el radical francés que dijo; “Ahí va mi gente. Debo averiguar hacia dónde van para así poder liderarles”. Fue un político francés, conocido por ser defensor del sufragio universal masculino. Sus discursos junto con los de Louis Blanc, dirigidos a los trabajadores rn Lille, Dijon y Chalons, se dice que fueron los que realmente anuciaban la revolución. Se le atribuye también el haber impedido el nombramiento de la duquesa de Orleans como regente en 1848. Cuando se formó el gobierno provisional el fue ministro de Interior, y también fue miembro del comité ejecutivo nombrado por la Asamblea Constituyente, a pesar de que su amigo Louis Blanc y otros llamados extremistas fueron excluidos. En la crisis del 15 de mayo, lo que se podría llamar intento de golpe de estado, a pesar de que los manifestantes le incluyeron en el gobierno que pretendían lograr, junto con Blanc y otros, el se puso definitivamente al lado del noble Lamartine y tomo partido en contra del proletariado. Su posición sería dificil en adelante, ya que las clases trabajadoras no volverían a confiar en él, al sentirse traicionadas. Después de oponerse a la política de Luis Napoleón, el mismo escapó a Londres, donde se unió a la ejecuyiva del comité revolucionario de Europa contando con Lajos Kossuth y Giuseppe Mazzini entre sus colegas.

220px-karl_blind
Karl Blind

Karl Blind, otro revolucionario, escritor y político alemán interesado en la historia, la mitología y la literatura alemana. Después de participar en varios levantamientos e incursiones en Alemania, pasó por París, siendo expulsado de allí, se fue a Bruselas hasta que se refugió en Inglaterra donde se interesó por los movimientos democráticos. Él mantuvo una activa correspondencia con Garibaldi, Mazzini y Blanc. Fue elegido para liderar la unificación Alemana y para convertirse a posteriori en el líder europeo y mundial, como se desprende de una carta escrita por Garibaldi a Blind el 10 de abril de 1865, este le dice:

“… Este liderazgo, por supuesto, no se requiere para dominar a otros pueblos, sino para guiarlos por el camino del deber, para conducirlos hacia la hermandad de las naciones en las que se destruyeron todas las barreras erigidas por el egoísmo. Necesitamos el tipo de liderazgo que, en la verdadera tradición de la caballería medieval, se dedicaba a corregir errores, apoyar a los débiles, sacrificando ganancias momentáneas y obteniendo una ventaja importante para lograr algo más fino y satisfactorio, el aliviar del sufrimiento a nuestros semejantes…”

“… Tendría que atraer a su causa a todos aquellos que estén sufriendo mal o que aspiren a una vida mejor, y a todos los que estén sufriendo opresión extranjera.”

“Este papel de liderazgo mundial, que ha quedado vacante tal y como están las cosas hoy en día, bien podría ser ocupado por la nación alemana. Ustedes los alemanes, con su grave y filosófico carácter, bien podrían ganarse la confianza de los demás y garantizar la futura estabilidad de la comunidad internacional. Esperemos, pues, que usted pueda utilizar su energía en superar  a sus apolillados 30 tiranos de los diferentes estados alemanes. Esperemos que después de ello se pueda hacer una nación unificada con sus 50 millones en el centro de Europa. El resto de nosotros al completo, le seguiremos con entusiasmo y alegría.”

El 9 de abril de 1862, 15 días antes de ser escrita la misiva que nos ocupa, los plenipotenciarios de los monarcas firmantes del Tratado de Londres, informaban al ministro de asuntos exteriores mexicano, su intención de separar sus acciones respecto a México, el documento fue transcrito por el periódico español, La Discusión. Que también publicó otras cartas y documentos generados al respecto.

http://memory.loc.gov/cgi-bin/ampage?collId=mal&fileName=mal1/156/1567000/malpage.db&recNum=0

 

Documentos Bilderberg.

Conferencia Bilderberg 1954: Original

Conferencia 1954

Acta de la reunión del comité directivo de Bilderberg, celebrada en Londres, el 25 de enero de 1955:  Original / Traducción

Acta de la reunión del comité directivo de Bilderberg, celebrada en París, el 11 de febrero de 1955:    Original / Traducción

Conferencia Bilderberg 1955: Original

Conferencia Bilderberg 1958: Original

Conferencia Bilderberg 1959: Original

Conferencia Bilderberg 1966:

Información a los invitados Bilderberg 1966:

Original

Traducción

Economía mundial:

Original

Traducción

Correspondencia Harris:

Original

Traducción

Conferencia Bilderberg 1974:

Pre-Bilderberg Meeting. Original

Pos-Bilderberg Meeting. Original

Conferencia Bilderberg 1975:

Pre-Bilderberg Meeting. Original

Pos-Bilderberg Meeting. Original

Conferencia Bilderberg 1978: Original

Conferencia Bilderberg 1979: Original

Conferencia Bilderberg 1981: Original

Conferencia Bilderberg 1982: Original

Conferencia Bilderberg 1983: Original

Conferencia Bilderberg 1984: Original

Conferencia Bilderberg 1985: Original

Conferencia Bilderberg 1987: Original

Conferencia Bilderberg 1988: Original

Conferencia Bilderberg 1989: Original

Conferencia Bilderberg 1990: Original

Conferencia Bilderberg 1991: Original

Conferencia Bilderberg 1993: Original

Conferencia Bilderberg 1996: Original / Traducción

Conferencia Bilderberg 2002: Original / Traducción