Torturas de la CIA del siglo XXI desclasificadas por el Senado estadounidense

220px-dianne_feinstein2c_official_senate_photo
Dianne Feinstein

La miembro de la Comisión Trilateral, Dianne Feinstein, en calidad de presidenta del Comité de Inteligencia del Senado, fue la encargada de hacer público el último resumen ejecutivo del examen quincenal de la comisión para el estudio del programa de detención e interrogatorio de la CIA, el 9 de diciembre de 2014.

6 días antes el Comité que presidía la Senadora había votado desclasificar y liberar el informe del Comité, de más de 500 páginas y al que puedes acceder pinchando aquí, con un resultado de 11 votos a favor y 3 en contra.

El comité había votado a favor de iniciar el examen 5 años antes, concretamente el 5 de marzo de 2009, con un 14-1 de voto, lo que inició una revisión de más de 6,3 millones de páginas de documentos de la CIA, tanto trabajo culminó con la aprobación del estudio por votación de la Comisión de 9-6.

Según el propio comité senatorial, estuvieron trabajando con el Poder Ejecutivo los 8 meses anteriores a la desclasificación, para preparar una versión redactada y diseñada para ocultar lo que no se puede ver a la opinión pública. Perdón no, ellos lo que dijeron es que estaba diseñada para proteger la seguridad nacional al tiempo que se permitía la publicación de la información.

Si algo parece dejar claro el informe es que toda la culpa es de la CIA, según lo calificaron algunos medios de comunicación, el informe es implacable contra la agencia.

El “submarino, golpes, aislamiento, privación del sueño, amenazas psicológicas, “La técnica de la pared” y rehidratación rectal, son algunos de los métodos descritos en el informe, los detenidos fueron convencidos de que solo saldrían de allí en ataúd. No se qué tipo de información veraz se puede sacar en tal trance, pero los expertos son ellos.

Ellos y no otros, fueron investigados también a principios de los noventa, por una comisión encargada de estudiar 6 manuales de tortura de la CIA, de los que censuraron más de 1690 páginas. Dos de ellos fueron publicados en la anterior entrada de este blog. De por si el informe de este último Comité de Estudio del Programa de detención e interrogatorio de la Agencia Central de Inteligencia, habla de KUBARK y de Explotación de los Recursos Humanos, ya que algunas de las técnicas descritas en ellos se usaron con los detenidos del centro detención, hasta hace poco secreto, denominado Cobalt, en Afganistán,con los de la Cárcel de Abú Ghraib, en Irak y también en Guantánamo entre otros.

Fueron ellos (la CIA) los que en 1989, le dijeron al Comité de Inteligencia del Senado que “el trato físico inhumano y las técnicas psicológicas son contraproducentes, ya que no producen inteligencia y probablemente dan como resultado respuestas falsas.” Sabiendo esto, puede que halla quien piense que no era información lo que se pretendía conseguir en estos principios del siglo XXI, si ya en el XX había quedado más que demostrado que no valía de nada emplear tan deplorables técnicas.

El KUBARK describe técnicas como arresto, detención, privación de estímulos sensoriales a través de la incomunicación o métodos similares, las amenazas y el miedo, la debilidad, el dolor, la sugestión y la hipnosis mayor, la narcosis y la inducción a la regresión. (Lo de la hipnosis no venía de los 60 como ya vimos en otra entrada de este blog).

En su resumen sobre las más de 500 páginas del informe, la comisión resumió los 20 resultados y conclusiones agrupándolos en cuatro ejes temáticos:

  1. Las “Técnicas de interrogatorio mejoradas” de la CIA no fueron efectivas.
  2. La CIA proporcionó amplia información inexacta sobre la operación del programa y su eficacia a los responsables políticos y al público.
  3. La administración de la CIA del programa era inadecuada y profundamente defectuosa.
  4. El programa de la CIA fue mucho más brutal que lo que la CIA  ha presentando a los responsables políticos y el público estadounidense.

Decir que “técnicas de interrogatorio mejoradas” o “coercitivas”, según les de, son los términos que utilizan para no llamarlo tortura.

informe senado torturas cia

“En ningún momento las técnicas de interrogación coercitivas de la CIA llevaron a la recogida de información sobre amenazas inminentes, como la hipotética “bomba de tiempo”, información que muchos creen fue la justificación para el uso de estas técnicas.”

Eso dice el informe, pero parece claro que antes de tirarse al barro, la CIA buscaba con ahínco una justificación lo suficientemente buena como para tener alguna posibilidad de salvación en el caso de verse envueltos en un proceso legal. En concreto el informe dice:

“Antes de la iniciación del programa de detención e interrogatorio de la CIA y a lo largo de la vida del programa, las justificaciones legales para las técnicas de interrogatorio mejoradas de la CIA se basaron en la afirmación de la Agencia de que las técnicas eran necesarias para salvar vidas. A finales de 2001 y principios de 2002, abogados senior de la Oficina del Asesor General de la CIA primero examinaron las implicaciones legales de utilizar técnicas de interrogación coercitivas. Ellos declararon que “una novedosa aplicación de la defensa por necesidad “podría ser utilizada” para evitar el enjuiciamiento de los funcionarios estadounidenses que torturaban para obtener una información que salvó muchas vidas.”

Un detallito, es que la CIA se negó en reiteradas ocasiones a proporcionar toda la información requerida, como por ejemplo cuando se la negó a  Bob Graham, en 2002, a John D. Rockefeller IV en 2003, e incluso al Comité en pleno, en 2006. Sin embargo no se le limitó legalmente el uso de técnicas de interrogatorio coercitivas hasta 2008. Desde ese momento se tenían que atener al Manual de Campo del Ejército de técnicas de interrogatorio autorizadas.

La víctima más mencionada en el informe, es Abu Zubaydah. Tal vez sea el caso que más llama la atención, ya que Zubaydah, ya estaba colaborando con el FBI, algo que hace extraño el hecho de que la CIA necesitara torturarle hasta límites insospechados cuando el reo ya había generado información que además la propia CIA había calificado de “importante y vital”. En marzo de 2002, Zubaydah fue detenido por las autoridades pakistanies que colaboraban con la CIA, pero en la redada sufrió heridas de bala. Según el informe que nos ocupa, la CIA exagero el papel del detenido en Al-Qaeda, en su primera valoración. Los oficiales del FBI fueron los primeros en interrogar a Abu Zubaydah, y él confirmó su identidad a los agentes del FBI, informó a los agentes del FBI de que quería cooperar, y proporcionó información básica sobre sus actividades. Esa noche, la condición médica de Abu Zubaydah se deterioró rápidamente y requirió hospitalización inmediata. Aunque Abu Zubaydah fue en gran medida incapaz de comunicarse debido a un tubo de respiración, él siguió proporcionando información a los funcionarios del FBI y la CIA en el hospital utilizando una tablet de alfabeto árabe. Según los registros, los agentes del FBI se mantuvieron en la cabecera de la cama de Abu Zubaydah en esta dura prueba y le asistieron en su atención médica. Cuando el tubo de respiración de Abu Zubaydah fue retirado el 8 de abril de 2002, Abu Zubaydah proporcionó inteligencia adicional y reiteró su intención de cooperar. Cualquiera que se lea el informe, estará de acuerdo conmigo en que la información que Abu proporcionó al FBI y a la CIA durante su hospitalización era mucha y de mucho interés.

abu-zubaydah
Abu Zubaydah

Pero a la CIA no le debió parecer lo mismo porque mientras Zubaydah seguía hospitalizado, el personal de la sede de la CIA empezó a discutir el cómo los oficiales de la CIA podrían interrogar al reo cuando regresara al centro de detención Verde.  Se sugirió un “enfoque duro” y se recomendó la participación de un psicólogo que estaba contratado por la Oficina de Servicios Técnicos de la CIA, Swigert debía dar recomendaciones en tiempo real para superar la resistencia del detenido al interrogatorio. El y otros cuyos nombres el informe censura acudieron a la sede de la Agencia para elaborar el plan de interrogatorio.   Poco después, la sede de la CIA propuso formalmente que Abu Zubaydah se mantuviera en una habitación totalmente blanca que estuviera encendida las 24 horas del día, que a Abu Zubaydah no se le proporcionará ningún tipo de dotación, que se interrumpiera su sueño, que un ruido fuerte pudiera alimentar constantemente su celda y que sólo un pequeño número de personas interactuaran con él. Registros de la CIA indican que estas propuestas se basaron en la idea de que tales condiciones llevarían a Abu Zubaydah a desarrollar un sentido de “indefensión aprendida”. Luego enviaron a un equipo de interrogación al País, incluyendo a Swigert, cuya primera función era evaluar los aspectos psicológicos de la interrogación.

La CIA impidió que la Casa Blanca supervisara la efectividad de las detenciones, impidió el acceso a los detenidos a la Oficina Federal de Investigaciones (FBI), al Departamento de Estado y a la Oficina del Director de Inteligencia Nacional (ODNI).

La CIA coordinó la entrega de información clasificada a los medios de comunicación, incluyendo información inexacta que hacía parecer que las técnicas de interrogatorio de la CIA eran más eficaces de lo que en realidad eran.

El 17 de septiembre de 2001, el Presidente Bush firmó un Memorando de Notificación de acción encubierta (MON siglas en inglés atribuidas al memorando en el informe). De esta forma se concedían a las unidades de contraterrorismo de la CIA, poderes sin precedentes.

En KUBARK se puede leer que la CIA, no tiene autoridad para detener a nadie en contra de su voluntad y que para interrogatorios llevados a cabo por obligación o coacción hay que conseguir aprobación de la Sede a nivel KUDOYE si no se quieren tener problemas legales. Es decir que las torturas deben ser autorizadas.

Pero con el MON de 2001 se les dio autoridad para capturar de forma encubierta y retener a las personas que “representan una constante, seria amenaza de violencia o muerte para las personas o intereses estadounidenses o que planifiquen actividades terroristas. Sin embargo el MON no hizo ninguna referencia a interrogatorios o técnicas coercitivas de interrogación. Por eso la CIA buscó la salida legal a sus métodos, aunque parece ser que si fueron autorizados a torturar a Abu. Lo que si deja claro el MON es que para capturar y/o detener a una persona tiene que cumplir los requisitos antes nombrados fielmente, el MON dice:

“No estamos autorizados a detener a alguien simplemente bajo una sospecha de que él o ella tenga información valiosa en materia de terrorismo o actos planificados de terrorismo. Del mismo modo, que la mera pertenencia a un grupo determinado, o la mera existencia de un particular lazo familiar, no connota necesariamente que el umbral de “continua grave amenaza” se haya cumplido.”

hqdefault

La CIA destruyó la mayoría de las cintas de vídeo relacionadas con los interrogatorios, pero cuando en 2007 el Comité quiso revisar las cintas, se conformaron con un acceso limitado a los cables operacionales, porque creyeron en la palabra del director de la Agencia Michael Hayden que asegura que los cables son “una más que adecuada representación de las cintas”. Dos años después, cuando el comité presentó su resumen sobre las torturas, decidieron revisar más ampliamente las técnicas de detención e interrogatorio de la CIA.

Algunas de las torturas que Estados Unidos ha estado utilizando y que se describen en el informe son:

El submarino: Es un simulacro de ahogamiento, en el que el reo está atado, se le pone un trapo en la cara y se le tira agua hasta casi ahogarlo, fue un método de la Inquisición Española. Khaled Cheij Mohamed, presunto cerebro del 11-S tuvo la oportunidad de probarlo en 183 ocasiones, en un solo día se lo hicieron 5 veces lo que le provocó vómitos y convulsiones. Zubaydah tras varias sesiones de submarino padeció varias crisis de histeria y le salía espuma por la boca. A finales de 2009, Dick Cheney, defendió la utilización de esta técnica como método de tortura para presuntos terroristas y reveló que él mismo había autorizado su utilización.

statue-of-liberty-waterboarding

Rehidratación rectal: El informe señala que a pesar de que no había una necesidad médica para someter a los detenidos a tal práctica, al menos cinco de ellos recibieron una forma de alimentación a través del recto.

Privación del sueño: Los detenidos podían ser mantenidos despiertos un máximo de 180 horas, en una posición incómoda (de pie, con las manos al nivel de los hombros o sobre la cabeza, encadenados y atados al techo…)

La técnica del muro o walling: Entre bofetadas en la cara y golpes en el vientre, el informe del senado describe esta técnica que consiste en ubicar al preso colgado frente a la pared, el interrogador le atrae hacia él y luego lo lanza violentamente contra la pared.

Aislamiento y confinamiento: A pesar de haber dado muchísima información desde el principio, en verano de 2002, Abu Zubaydah fue aislado durante 47 días sin ser interrogado. Después mientras se le interrogaba fue colocado en una caja del tamaño de un ataúd durante 266 horas, es decir, más de 11 días y después en una más pequeña durante 29 horas. En el centro de detención de Afganistan un prisionero podía ser mantenido en medio de una oscuridad total, de pie, con las manos atadas sobre su cabeza y por lo general desnudo, en las celdas únicamente había un cubo para guardar sus deshechos.

Amenazas psicológicas: Todo un clásico, a algunos se les hizo creer que no saldrían de allí a no ser que fuera muertos, las más utilizadas eran amenazas contra sus familias e hijos, a uno le amenazaron con violar a su mujer y a otro con degollar a su madre.

Y esto, no lo digo yo, lo dice el informe, este es mi resumen, porque el resumen que presentó la trilateral Dianne Feinstein era muy suave.

Por otro lado, decir que en mi opinión, pero esto es solo mi opinión, la CIA es la cabeza de turco, culpables sin duda, pero no los únicos, se comen el marrón y el resto queda impune.

Aquí puedes leer y descargar el informe.

Anuncios

Un comentario en “Torturas de la CIA del siglo XXI desclasificadas por el Senado estadounidense

  1. Kemaday

    Lo único que ha dejado el pentágono y la CIA a la humanidad inocente de los EUA y resto del mundo es: Muerte, desolación, disociasión mental, destruccción medio ambiental, destrucción socio familiar,cultural, educativa, ruina económica y destrucción de infraestructuras ficicas – finaceras; entre otros terribles males; esa organización politico policial, controlada por los multimillonarios mas perversos,se han dedicado a lo largo de la historia, de manchar la iamgen de la sociedad norteamericana inocente y pacífica.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s