Tal día como hoy nacía Titus Oates.

Titus Oates

Tal día como hoy en 1649 nacía en Oakham, a 14 kilómetros al sudeste de Melton Mowbray, Titus Oates. El motivo de su fama fueron las acusaciones que emitió en contra de los Jesuitas en el año 1678, durante el reinado de Carlos II de Inglaterra.

Su padre Samuel,  se graduó en la universidad del Corpus Christi, en Cambridge, era un pastor que se movía entre la Iglesia de Inglaterra y la bautista; se convirtió en un Bautista durante la revolución puritana, se reincorporó después a la iglesia establecida en la Restauración y fue rector de la Iglesia de Todos los Santos en Hastings, Sussex (1666-74) 

Oates fue alumno de la Escuela Merchant Taylors de la que fue expulsado a los dos años, tras ello completó su formación en una escuela situada en las proximidades de Hastings, desde allí se trasladó a la Universidad de Cambridge y entró en Gonville and Caius College y luego en la universidad de San Juan. Al parecer fue expulsado de ambas y decidió ordenarse pastor de la Iglesia Anglicana, dicen las malas lenguas que con el fin de evadirse de las numerosas deudas que había acumulado durante esos años.

El 29 de mayo 1670 fue ordenado como sacerdote de la Iglesia de Inglaterra. Entre 1673 y 1674 ostentó la vicaría de la parroquia de Meneo en Kent, más conocida como vicaría de Bobbing. Durante este tiempo Oates fue acusado de perjurio por haber acusado a un maestro de escuela en Hastings de sodomía. Oates fue conducido a la cárcel, pero se escapó y huyó a Londres. En 1677 fue nombrado capellán de la nave “Aventurero” de la Marina. En esta ocasión fue él, el acusado de sodomía, que era una ofensa capital y salvándose tan sólo por su condición de clérigo fue expulsado.

Después de su aventura marinera, formó parte del servicio de la familia Católica de Henry Howard, séptimo duque de Norfolk como capellán anglicano. El Miércoles de Ceniza en 1677 fue recibido en la Iglesia Católica.

Tras haber conseguido ingresar en la Iglesia Católica, Oates viajó a España y comenzó a prepararse para ser ordenado sacerdote en el Colegio Inglés que los jesuitas tenían en la ciudad de Valladolid, del cual fue expulsado a los 5 meses. En casi todas la biografías que se encuentran sobre Oates, se asocia en algún momento sus expulsiones con sus escasas dotes como estudiante, hay quien las achaca a un problema de conducta, sea como fuere, se reclamó su presencia ante el provincial de los jesuitas de Saint Omer, donde tras una breve reunión fue expulsado de la Iglesia Católica.

A su vuelta Oates e Israel Tonge comenzaron a publicar numerosos panfletos, en los cuales se hablaba de la existencia de una conjura de los papistas para asesinar al monarca, Carlos II, con el fin de que su legítimo heredero, su hermano el duque de York, ocupara su puesto y restaurara la fe católica romana en toda Inglaterra.

Dependiendo de la fuente consultada, las fechas en las que Oates y su compañero de fatigas Israel Tonge se conocieron, bailan según la conveniencia de la fuente, hay quien dice que se conocieron después de volver de España Titus, intentando con ello eliminar la posibilidad, de que realmente Titus se convirtiera publicamente al catolicismo y se infiltrara en la compañía de Jesús. Pero lo que parece que sucedió de verdad es que Oates y Tonge se conocieron antes, les presento el padre del primero, antes de que Oates se enrolara en la Marina como capellán.

Por desgracia los archivos nacionales británicos y varias bibliotecas universitarias no ponen fácil el acceso a las cartas que poseen de Oates con diferentes personajes así como a otros documentos.

Carta que representa el momento en el que Oates revela el complot al Rey.

Así que tendríamos dos hipótesis, la de que Oates realmente se infiltrara y fueran ciertas sus afirmaciones, o la de que tanto el como Tonge estuvieran completamente locos, como se afirmó y se afirma.

JP Kenyon, en su estudio clásico de la trama, concluye que Oates era un mentiroso y que Tonge realmente creía las mentiras de este, ya que según él se confirmaba la creencia fija que Tonge  tenía en una conspiración jesuita. Alude que Tonge era honestamente un fanático. El Rey, Danby, y Gilbert Burnet, parecían corroborarlo, Gilbert escribió en 1678 que Tonge estuvo “tan elevado que parecía haber perdido el poco sentido que tenía.”

Sin embargo, en la audiencia que se celebro ante el Consejo Privado fue la declaración de Oates y no la de Tonge la que propició que el Consejo ordenara el arresto de todos los líderes jesuitas acusados y de Edward Coleman, ex secretario del duque de York. De nuevo en esto nos encontramos con las contradicciones ya que según algunos, la declaración de Oates ante el Consejo fue detallada y convincente y otros fruto de una actuación segura y demostrando una excelente memoria. ¿Pero no habíamos quedado en que este hombre era expulsado de todas las instituciones docentes por ser incapaz?

El 6 de septiembre 1678, Oates y Tonge se habían acercado a un juez Anglicano, Sir Edmund Berry Godfrey y habían firmado una declaración jurada ante él detallando sus acusaciones. El 12 de octubre, Godfrey desapareció y cinco días más tarde, su cadáver fue encontrado en una zanja en Primrose Hill; había sido estrangulado y apuñalado con su propia espada. Posteriormente Oates lanzó una campaña pública acusando a los jesuitas del asesinato de Godfrey.

El 24 de noviembre 1678, Oates afirmó que la Reina estaba trabajando con el médico del rey en envenenar este. apoyaba al parecer su acusación el Capitán William Bedloe. El rey interrogó personalmente a Oates, y decidió ordenar su detención, al pensar que su testimonio no se sostenía. Sin embargo, pocos días más tarde, con la amenaza de una crisis constitucional, el Parlamento forzó la liberación de Oates, que pronto recibió un apartamento de estado en Whitehall y una asignación anual de 1.200 £.

En 1679 Oates publicó su:  “Un verdadero relato de la trama horrible … del partido papista

La lista de acusados y ejecuciones siguió subiendo hasta que en 1681 el Presidente del Tribunal Supremo de Inglaterra y Gales declaró que el Arzobispo de Armagh, ejecutado el 1 de julio de 1681, era inocente de los cargos que se le imputaban, fue el primer declarado al que le siguieron al menos quince más, la opinión pública empezó a volverse contra Oates.

El  31 de agosto de 1681, se ordenó a Titus que dejara sus apartamentos en Whitehall, pero permaneció sin inmutarse e incluso denunció al Rey y a su hermano, el duque de York. Fue arrestado por sedición, condenado a una multa de 100.000 libras y llevado a prisión. Cuando el duque de York accedió al trono cuatro años después, declaró a Oates culpable de perjurio, lo despojó de la vestimenta clerical y decidió que fuera encarcelado de por vida, saliendo de prisión cinco días al año para ser azotado por las calles de Londres.

Le sacaron de su celda llevando un sombrero con el texto, “Titus Oates, condenado en la evidencia completa de dos perjurios horribles, se le exhibió en la picota de la puerta de Westminster Hall, donde los transeúntes le tiraban una lluvia de huevos. Al día siguiente fue puesto en la picota de Londres y al tercero atado a un carro y azotado de Aldgate a Newgate. Al día siguiente se reanudaron los azotes. El presidente del tribunal era el juez Jeffreys, que afirmo que Oates era una vergüenza para la humanidad. Tanto Jeffreys como sus colegas lamentaron abiertamente no poder imponer la pena de muerte en un caso de perjurio. Esto junto con la dureza de los maltratos hizo que se extendiera la impresión de que querían matar a Oates.

Titus Oates está de pie en la picota mientras que dos hombres conducen un carro hacia el armado uno de ellos con un látigo, en la parte de atrás una figura demoníaca espera junto a una horca. Mezzotint.

Después de tres años Oates se benefició de la unión entre Guillermo de Orange y su prima María. Fue indultado y se le concedió una pensión de 260 libras por año, pero su reputación no se recuperó. La pensión se suspendió en un momento dado y se restauró en 1698 incrementando a 300 libras al año. Oates murió el 12 o el 13 de julio de 1705, solo y olvidado.

Anuncios

Un comentario en “Tal día como hoy nacía Titus Oates.

  1. Pingback: Colaboración en Desmontando a Babylon, sobre los jesuitas. | lamjort

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s