Guía para sobornar con astucia y delicadeza, por S.M. Rothschild (Anécdotas de la Historia)

El 3 de enero de 1857, el diario La España en su edición de la mañana, daba el título de Galantería, a la intención del Señor Rothschild de Viena de agasajar a la hija de ocho años de Klemens von Matternich en la época en la que este era simultáneamente Primer Ministro del Imperio Austriaco y Ministro de Asuntos Exteriores.

Con ironía, el autor relata:

“No debe creerse que sea fácil dar aguinaldos; no basta tener a su disposición el nervio del regalo, el dinero… es preciso además respecto a ciertos personajes, aguzar el entendimiento y dar pruebas de gran delicadeza. Cuando el señor de Metternich era ministro omnipotente, Mr. de Rothchild, de Viena, hizo a la hija del príncipe un regalo que se ha hecho célebre en los anales del día de año nuevo. La señorita Metternich tenía en aquella época ocho años. El banquero mando hace una muñeca de la estatura de la niña, después dio a esta muñeca un equipo de princesa imperial, trajes de brocado, encajes de Inglaterra y de punto de Alenson; cada uno de los pañuelos de mano valía cien escudos, y ceñía la garganta de la muñeca un collar de perlas que había costado 35.000 francos. El principe Metternich no hubiera consentido nunca que un banquero se atreviese a enviar a su hija un equipo y un collar de perlas; pero para una muñeca no puede rehusarse. He aquí una manera delicada y galante de ofrecer a una niña de buena casa, trajes y alhajas de valor. Citamos la anécdota para que el procedimiento pueda servir  a algún lector de la España que se encuentre en la posición embarazosa de Mr. Rothschild.

En aquel momento el Rothschild de Viena, era Anselm Salomon von Rothschild, pero es más posible que el galán fuera su padre, Salomon Mayer Rothschild, que aún vivía en la época en la que Metternich era omnipotente.

Anuncios

Un comentario en “Guía para sobornar con astucia y delicadeza, por S.M. Rothschild (Anécdotas de la Historia)

  1. Pingback: DaB Radio Nº7 (2T) – Noches de Bohemian y Tavistock, Alan Watts nos preguntó ¿Qué deseamos de esto? | Desmontando a Babylon

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s