Tal día como hoy, en 1297 tuvo lugar la Batalla del puente Stirling.

No todos los escoceses aceptaron la autoridad inglesa. En mayo 1297 William Wallace comenzó una serie de levantamientos que culminaron con su victoria en el puente de Stirling el 11 de septiembre 1297.

Los comandantes de la fuerza escocesa fueron: William Wallace y Andrew de Moray. En el bando inglés: el Conde de Surrey y Higo de Cressingham.

Parece claro y es fácil de creer, que el ejército inglés era mucho más numeroso que el escoces, pero las cifras bailan dependiendo la fuente consultada.

El conde de Surrey había ganado una victoria contra la aristocracia escocesa en la batalla de Dunbar. Sin embargo Moray y Wallace controlaban ya casi toda la parte norte de Escocia.

El conde llegó al estrecho puente de madera sobre el río Forth cerca del castillo de Stirling y dejó para más tarde lo de cruzarlo, con el fin de dar pie a negociaciones. Llegado el momento de cruzar, Sir Richard Lundie, un caballero escocés que se unió al Ingles tras la capitulación de Irvine, se ofreció a flanquear al enemigo llevando una fuerza de caballería a un vado dos millas río arriba, donde sesenta jinetes podían cruzar al mismo tiempo. Hugh Cressingham tesorero de Enrique I de Inglaterra en Escocia, persuadió al conde para que rechazara el consejo de Lundie y ordenara un ataque directo a través del puente.

Castillo de Stirling

El pequeño puente solo era lo suficientemente amplio como para permitir que dos jinetes cruzaran a la vez. Los escoceses esperaron a que los caballeros ingleses y la infantería hicieran su lento progreso a través del puente, la mañana del 11 de septiembre de 1297. Habría tomado varias horas que todo el ejercito inglés cruzara.

Según la crónica de Hemingburgh, Wallace y Moray esperaron hasta que muchos de los enemigos cruzaran ya que creían que podían superarles. Una vez que un número sustancial de ingleses habían cruzado, los escoceses enviaron un ataque ordenado. Los lanceros escoceses bajaron de la tierra alta en avance rápido, defendiéndose de una carga de la caballería pesada inglesa, antes de que contraatacara la infantería. Así ganaron el control de la zona este del puente cortando la posibilidad de que refuerzos ingleses pudieran cruzar. Atrapados en el meandro del río y sin posibilidad de alivio o retiro quedo un grupo de ingleses en inferioridad numérica, siendo probablemente asesinados, tal vez unos pocos cientos escaparon a nado a través del río.

Surrey, aunque contando solo con un contingente lamentable de arqueros, se había mantenido al sur del río, lo que le mantenía aún en una posición fuerte. Su ejercito se mantuvo intacto y bien podría haberse mantenido a la rivera del Forth negando así un pasaje hacia el sur, pero después de que sir Marmaduke Tweng saliera huyendo, la confianza de Surrey se había esfumado, y ordenó que se destruyera el puente y se retiró hacia Berwick abandonando aislada a su guarnición en el castillo de Stirling. El Alto Steward de Escocia y el conde de Lennox, decidieron batirse en retirada al observar la carnicería al norte del puente.

  Monumento Nacional a William Wallace

Eduardo I derrotó a Wallace en Falkirk en julio de 1298, y Wallace fue sustituido como Guardián de Robert Bruce, conde de Carrick, y John Comyn de Aviemore. Wallace viajó al extranjero en 1299 para pedir ayuda al rey de Francia y al Papa con el fin de una solución que preserva la independencia de Escocia. De por sí la única carta que se conserva en la que se habla de William Wallace, la dirige el rey Felipe IV de Francia a sus agentes en Roma y les ordena que ayuden a Wallace en su negocio antes de que llegue a ver al Papa. Por este documento se sabe que Wallace tenía intención de visitar al Papa, pero no se sabe si llegó. El documento es propiedad de los archivos nacionales británicos, pero está cedido a los archivos escoceses hasta 2017, la edad y fragilidad de la carta hace que solo pueda ser expuesta por periodos limitados de tiempo.

Carta de William Wallace, 1300 (referencia de catálogo SC 1/30 / 81R)

La creciente influencia de Wallace planteó la posibilidad del regreso de Balliol al poder y la negación de la reivindicación de Bruce al trono. Puede haber sido por esta razón por la que Bruce se unió al Inglés en 1302. El Parlamento de Escocia presentó a Eduardo I marzo 1304, momento en que Wallace también había regresado a Escocia. Él fue capturado y ejecutado por el Inglés en agosto 1305.

La lucha de Bruce contra el Inglés.

Por 1305, Escocia fue descrito por Eduardo I como una tierra y no un reino, lo que sugiere su intención de colocarlo bajo un dominio Inglés directo. La exclusión por parte del Inglés de toda influencia escocesa, se ​​demuestra por el protagonismo de los tres leones de Inglaterra en el sello que utiliza para asuntos escoceses. Era reacio a conceder tierras inglesas a sus partidarios y ofreció zonas conquistadas como recompensa. Esto puede haber sido la razón por la que Bruce volvió a cambiar de lado y reclamó el trono directamente. Asesinó a John Comyn, en febrero de 1306, y fue coronado en el Scone el 25 de marzo. Sin embargo, una serie de derrotas desembocaron rápidamente en el colapso de su gobierno.

Bruce se escondió del Inglés en las Islas Occidentales de Escocia durante el invierno de 1306-7. Regresó en la primavera y ganó victorias en Ayrshire.

La muerte de Eduardo I en julio y la vacilación de Edward II también permitieron a Bruce derrotar a los seguidores de Comyn. Por 1308 su apoyo fue creciendo. Se allanó el norte de Inglaterra y pronto recibió el respaldo de los clérigos escoceses. A continuación, comenzó a expulsar a los ingleses desde el sur de Escocia. El 24 de junio 1314 en Bannockburn brillantemente derrotó a un ejército inglés mayor  que aquel de Stirling.

Robert The Bruce en Bannockburn

Bruce en el poder.
Bannockburn fortaleció la posición de Bruce como rey. Él fue capaz de recompensar a sus propios partidarios, y exigió juramentos de lealtad de los demás. También había decidido sobre su heredero y soltó un nuevo sello en 1318.

Ejércitos de Bruce capturados Berwick en abril de 1318 y redadas salvajes, tan lejos como Yorkshire, provocaron una tregua con Inglaterra en diciembre de 1319. derecha de Bruce para ser rey no fue reconocido por Edward II, sin embargo, y más incursiones escoceses en el norte de Inglaterra se hicieron en ordenar para empujar el Inglés en una paz duradera. En abril 1320 los escoceses también puso en marcha una misión diplomática, con la declaración de Arbroath, persuadir Papa Juan XXII de defender la independencia de Escocia. Bruce no fue reconocido como rey por el Papa hasta 1324.

Incursiones escocesas y las negociaciones de paz continuaron en los años hasta 1324, pero Inglaterra todavía no reconocieron Roberto I, y no quisieron renunciar a la pretensión de Escocia. La alianza con Francia se renovó con el Tratado de Corbeil en abril de 1326, y la deposición de Eduardo II en septiembre 1327 y más incursiones finalmente obligó al Inglés de reconocer la independencia de Escocia y la realeza de Bruce en 1328.

A su muerte en junio de 1329, Bruce pasó la sucesión a su heredero de David, pero desde que era menor de edad, una regencia fue establecida bajo el conde de Mar, el tío de David. Esto llevó a la reanudación del conflicto, como Edward III promovió las demandas rivales de Edward Balliol a la corona escocesa después de 1332.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s